«Pensar y no caer»

La capacidad para fascinarse y fascinar de Ramón Andrés es ilimitada. Y su ensayismo, una aventura humanista que resulta una maravillosa excepción en este país y en esta época

.

Redacción / La Voz 13/11/2016 05:00 h

La capacidad para fascinarse y fascinar de Ramón Andrés (Pamplona, 1955) es ilimitada. Y su ensayismo, una aventura humanista que resulta una maravillosa excepción en este país y en esta época. Ambas cosas encuentran explicación, más allá de su erudición y su sensibilidad, en su íntima relación con la música, sobre la que (quizá con Eugenio Trías) ha escrito las páginas más logradas de los tiempos recientes en el panorama español. Es una biblioteca viva. Así puede comprobarse en Pensar y no caer, su nuevo libro que edita Acantilado -sello que se ha ocupado últimamente de su obra- y que viene a ser, como apunta el título, una defensa de la búsqueda, de la necesidad de interrogarse, de cuestionarse el mundo y las cosas tal como nos vienen dados. Mediante una obra artística (un poema, una pieza musical, una pintura, una película...), Andrés reflexiona de forma sutilmente combativa sobre la sociedad actual y lo que está sucediendo en «este tiempo de depredación» en que la economía (y la política) todo lo devasta.

Votación
6 votos
Tags
Comentarios