Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

Muere Lemmy Kilmister, líder de la banda Motörhead

Figura indispensable del rock más duro y acelerado, falleció a los 70 años tras una corta batalla contra un cáncer extremadamente agresivo

Agencias 30 de diciembre de 2015. Actualizado a las 09:53 h. 11

Ampliar imagen

0
0
0
0

Lemmy Kilmister, líder y cantante de la banda británica Motörhead, ha fallecido este lunes en Los Ángeles a los 70 años. «No hay una manera fácil de decir esto (...) Nuestro noble amigo Lemmy falleció después de una corta batalla contra un cáncer extremadamente agresivo», publicó el grupo en su perfil de Facebook.. La banda mostró su tristeza por el fallecimiento de su líder e instó a sus seguidores a «celebrar» la vida y música de Lemmy.

Ian Lemmy Kilmister nació el 24 de diciembre de 1945 en Stoke-on-Trent (Inglaterra) y comenzó a tocar el bajo y a interesarse por la música en los años sesenta. A mediados de los años setenta fundó la banda Motörhead, que se convertiría en una referencia indiscutible del sonido heavy con Lemmy al bajo y la voz, Eddie Clarke en la guitarra y Phil Taylor a la batería, quien murió en junio de este año a los 61 años.

Motörhead debutó en 1977 con un álbum homónimo, pero fueron discos como Overkill (1979) o Ace of Spades (1980) los que les dieron una gran popularidad en todo el mundo dentro del rock más duro y acelerado. La formación de la banda experimentó numerosos cambios en las casi cuatro décadas en las que ha estado activa, pero Lemmy siempre se mantuvo al frente del grupo desde que lo fundó y hasta su fallecimiento.

«Lemmy era Mötorhead»

La muerte del líder de Mötorhead significa también el fin del grupo, aseguró este martes el batería de la banda, Mikkey Dee, al diario sueco Expressen. «Se acabó Motörhead, por supuesto. Lemmy era Mötorhead, pero la banda seguirá viva en el recuerdo de mucha gente», aseguró Dee. «No haremos más giras. Y no habrá más discos. Pero la marca sobrevive y Lemmy vive en el corazón de todos», agregó.

El bateía de Mötorhead aplaudió el coraje de un hombre que siguió cantando y tocando mientras padecía cáncer, la enfermedad que le fue diagnosticada el sábado, dos días después de su 70º aniversario y dos antes de su muerte.

«Se le veía terriblemente demacrado. Agotaba toda su energía en el escenario y después estaba muy muy cansado (...) Es increíble incluso que llegara a actuar», afirmó.

Reacciones

Tras conocerse la noticia, el cantante del grupo Black Sabbath, Ozzy Osbourne, escribió en su cuenta oficial de la red social Twitter que había perdido «a uno de sus mejores amigos». «Era un guerrero y una leyenda. Te veré en el otro lado», añadió Osbourne.

También expresó sus condolencias por el fallecimiento de Lemmy el músico y fundador del grupo Mötley Crüe, Nikki Sixx. «Te echaré de menos, colega, y también nuestras conversaciones. Siempre fuiste un pilar de dignidad», escribió Sixx en su cuenta de Twitter en un mensaje acompañado de una foto suya junto al líder de Motörhead.

Otro que quiso rendir homenaje al músico fallecido fue Gene Simmons, de Kiss, quien compartió una imagen abrazado a Lemmy junto al mensaje: «Descansa en paz, amigo mío».

Tras publicar en agosto de este año su último álbum, Bad Magic, Motörhead había planeado para el 2016 una gira por Europa, que comenzaría el 23 de enero en Newcastle (Inglaterra) y que recorrería también países como Francia, España, Suiza, Italia o Alemania. Este verano, la banda hizo una parada en Viveiro para abrir el Resurrection Fest.

El rostro fiero y vicioso del heavy

El líder y faro de Motörhead encarnó la cara más fiera y viciosa del heavy a lo largo de más de 40 años en los que unió los decibelios y el ruido de los amplificadores con un estilo de vida salvajemente roquero. «Si piensas que eres demasiado viejo para el rock and roll, es que lo eres», escribió Lemmy en su autobiografía White Line Fever (2002), un libro en el que resumió con humor las leyendas que le convirtieron en una figura indispensable del rock más duro y acelerado, tanto por sus aventuras sobre el escenario como por sus juergas de sexo, drogas y alcohol entre bastidores.

Creció bajo el cuidado de su madre, ya que su padre le abandonó a los pocos meses de nacer. «Mi primer recuerdo es el de estar gritando: a quién y por qué motivo, lo ignoro. Probablemente fuese una rabieta... o puede que estuviera ensayando. Siempre he sido muy precoz», explicó en su autobiografía un músico que siempre abogó por el lema «más rápido y más alto».

Como adolescente, Lemmy vivió el nacimiento del rock con auténtica pasión y Buddy Holly, Little Richard o luego The Beatles se convirtieron en sus ídolos, antes de que en los años sesenta pudiera trabajar como parte del personal de Jimi Hendrix en su gira por el Reino Unido. En 1971 se incorporó al grupo de rock espacial Hawkind, con quienes permanecería como bajista hasta 1975 cuando fue detenido en Canadá por posesión de drogas.

Fue a mediados de esa década cuando fundó Motörhead junto al guitarrista Eddie Clarke y el batería Phil Taylor, la formación clásica de una banda que se convertiría en una referencia ineludible y fundamental del heavy. Rápidos, agresivos y muy potentes, impulsados por la carismática presencia de Lemmy, siempre con ropa oscura, característicos bigote y sombrero y pose desafiante, Motörhead experimentó numerosos cambios en su formación, pero su vocalista siempre se mantuvo al frente del grupo que en el 2015 bordeaba ya los cuarenta años en activo y que presentó en agosto el álbum número 22 de su discografía.

La fama de Lemmy también se beneficio de todas las leyendas y mitos que rodearon su figura: la del gran vividor del rock, el amante del bourbon y las drogas, el coleccionista de objetos nazis y el mujeriego sin control. «Decidí dedicarme a la guitarra en parte por la música, pero al menos un 60 % de la responsabilidad hay que atribuírsela a las chicas», señaló Lemmy en su autobiografía.

Publicidad

Comentarios 6