Teja gallega para cuatro continentes

Cerámica Verea ya instala el 80 % de las piezas que se venden en Miami, gracias a un modelo fabricado para Estados Unidos

.

santiago / la voz

Cuando colapsó el mercado residencial en España, hace ahora casi una década, pocos pensaron que podría sobrevivir una empresa dedicada a la fabricación y a la venta de tejas. Sin embargo, Cerámica Verea logró salir adelante. Y lo hizo gracias a la internacionalización y, sobre todo, al desarrollo de un producto propio e innovador. Es el caso de la teja S Verea, un modelo específicamente diseñado para el mercado de Estados Unidos, fácil de transportar en los contenedores, y que ha hecho que la empresa con sede en Mesía venda ahora el 80 % de toda la teja cerámica que se instala en Miami. El tejado del Hotel Four Seasons Disney de Orlando, por ejemplo, está revestido íntegramente con el producto de Verea.

La empresa gallega factura ya unos ocho millones de euros, tiene una capacidad de producción anual de 50 millones de tejas y emplea a 45 trabajadores. El 50 % de lo que produce se destina a la exportación y su mercancía se comercializa en 25 países de cuatro continentes. Su principal mercado es Estados Unidos, seguido de Centroamérica (Panamá) y el Caribe (República Dominicana).

Últimos pasos

Una de las decisiones recientes adoptadas por la dirección de la empresa gallega ha sido la de ampliar de 35 a 50 años la garantía de exención de defectos en los productos de teja cerámica, lo que la convierte en la primera compañía española del sector en hacerlo. En ese tiempo, Verea se hace responsable de las tejas defectuosas y de la instalación de las de reemplazo.

«Los cambios introducidos en el sistema de fabricación en los últimos años y la implantación de modernos procesos de cocción y secado nos permiten ofrecer productos con una mayor resistencia a los contrastes de temperatura y a la presión física», explica Luis Verea, director general de la empresa gallega, que se ha convertido en uno de los ejemplos de cómo innovar en el sector de productos de construcción.

La compañía precisa que la mayor durabilidad del producto obedece a que seleccionan mejor las arcillas, procedentes de canteras propias. Estas son sometidas a un proceso de «molienda y pudridero», según explica Verea, que «les confiere unas características adecuadas para la producción de tejas».

«Hemos logrado optimizar el proceso de cocción de las tejas, que se hace a 1.050 grados, lo que permite obtener un producto con propiedades refractarias que reducen la capacidad de absorción de agua, incrementando la resistencia a las heladas», precisa el director de la compañía.

La sociedad con sede en Mesía ya ha cumplido los 50 años de vida y su máximo responsable, Luis Verea, recuerda que el mercado interno sigue plano, sin mucha mejoría, con poca obra nueva y mucha rehabilitación.

Votación
21 votos
Tags
Comentarios