El frenazo de la primera excavación de O Burgo

1988

.

El 19 de mayo de 1988, aprovechando las obras de reforma de la avenida de Beiramar, comenzaba la primera excavación arqueológica en el entorno del puente de O Burgo, el yacimiento más potente de la ciudad y de importancia extraordinaria.

La localización de los antiguos arcos del puente medieval e incluso posibles vestigios del primitivo puente romano era uno de los objetivos de los arqueólogos, que acabaron encontrando un primer miliario romano de la época de Adriano, año 134 de.C..

Sin embargo, la investigación fue bruscamente interrumpida por las distintas Administraciones públicas y aquella excavación se convirtió en la crónica de una frustración. El inicial espíritu de colaboración de las instituciones se fue tornando en inconvenientes, frenazo y tapado obligado del yacimiento, en un momento crucial para aclarar algunas de las incógnitas sobre el origen romano de la ciudad. La segunda oportunidad se produjo 18 años después, con motivo de la reforma de la plaza de García Escudero, que permitió volver a excavar la zona.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios