Un tiempo para la calma con el que desaparecen los conflictos y se mejora el clima general del centro


El programa Hora de Ler comenzó tímidamente en algunos centros, el público Emilia Pardo Bazán de A Coruña entre ellos, y se ha revelado como un enorme éxito. Se trata de que durante un tiempo -suele determinarse 20 minutos cada día- todo el colegio o instituto esté leyendo a la vez. El resultado es inapelable: «Mellórase o clima do centro -apunta Cristina Novoa-, e como se fai normalmente despois do recreo é unha forma de resolver as tensións. Baixan radicalmente os conflictos».

Este programa se desarrolla tanto en primaria como en secundaria, aunque en los institutos en menor medida. Eso sí, Novoa ha detectado que los institutos que lo llevan a cabo están más que satisfechos: «Nótase tanto que todos os profesores queren ter a súa clase despois da Hora de Ler». Se observa una mayor tranquilidad y hasta más respeto por las ideas ajenas.

Eso lo sabe bien Carmen Mazaira, responsable del programa en el Pardo Bazán coruñés. Ella explica que este Proxecto de Lectura Silenciosa Sostenida (como se llama oficialmente) es muy saludable porque supone «ler sin pedir nada a cambio», solo como ocio, para pasarlo bien. No hay que hacer trabajos, ni contestar a nada, y uno puede llevar un libro de casa o elegir alguno en la biblioteca de la clase -cada aula dispone de 30 libros al mes-. Los profesores también se incorporan a este proyecto, aunque si la clase es de niños pequeños, los maestros tienen que responder constantemente a sus demandas. Los libros se dejan en la mesa antes del recreo y a la vuelta se lee sin más. «A veces vemos que en otros momentos del día, cuando hay un parón, algunos alumnos sacan el libro de su pupitre y se ponen a leer», dice Mazaira. Además, el proyecto va evolucionando y así en el tercer ciclo (5.º y 6.º de primaria) hay lecturas colectivas, siempre para adaptarse a las necesidades de los alumnos.

Votación
26 votos