La lluvia alivia los embalses gallegos

Cecebre recuperó en dos días el 3% de su capacidad total, gracias a las últimas precipitaciones, pero continúa en niveles muy inferiores a las medias históricas


Recuperación. Cecebre llegó disminuir su ocupación hasta el 28,4% de su capacidad, pero con las lluvias caídas esta semana ha recuperado un poco su nivel, aunque sin llegar a lo que sería habitual en estas fechas. | kopa Un tercio de su capacidad. Hace un mes, el embalse de Cecebre estaba a poco más de un tercio de su capacidad total, con una ocupación del 31,2%. | kopa Lento progreso. Los últimos datos disponibles dan una ocupación del 3,36% en el embalse de Fervenza, muy lejos de los registros del año pasado por estas fechas, cuando el pantano estaba casi lleno. | j. m. casal Mínimos. A fecha del 3 de diciembre del año pasado, la ocupación del embalse de Fervenza era mínima, del 1,17%. | j. m. casal En Cecebre hay censadas hasta doscientas especies diferentes de aves. Su presencia era llamativa en los últimos meses. Los bajos niveles de agua de este pantano provocaron una proliferación inusual de avefrías, chorlitos dorados y becafinas. Ayer había muchas menos, un claro síntoma de que el caudal del agua había subido, y así lo reflejan los datos de Emalcsa, empresa que gestiona y suministra el agua a A Coruña y los principales municipios de su área metropolitana. En los últimos dos días el nivel en Cecebre subió tres puntos y supera la barrera psicológica del 30%. Son cifras esperanzadoras, pero no definitivas, aunque los expertos hablan de un cambio de tendencia, después de la inquietante ausencia de precipitaciones. Todos los establecimientos hosteleros de la zona hacen referencia al pantano. Sonia Martínez trabaja en uno de ellos, A Presa, y tiene una vista privilegiada. «Eu marchei o domingo e volvín o mércores e xa notei o cambio. Hai menos aves nas beiras». Además, la tierra de Cecebre presenta ya otro aspecto. El color arenoso del verano ha cambiado por otro más oscuro. Las últimas lluvias han permitido que el suelo se hidrate y el agua se embalse. Los ríos y regatos que desembocan aquí vienen también más cargados. A pesar de ello, Cecebre sigue en números rojos, por lo que Emalcsa sigue haciendo un llamamiento al consumo responsable de agua. Los datos históricos sitúan los actuales niveles en porcentajes muy parecidos a los más bajos registrados desde que se construyó el pantano en 1976. En diciembre del 2006, el pantano estaba al 66,9% de su capacidad, 36 puntos más que en la actualidad. Los otros embalses Los embalses gallegos que abastecen de agua a poblaciones se encuentran un poco por debajo de su capacidad. Según los últimos datos, la ocupación media es del 49,6%. El total de los pantanos arroja una cifra algo inferior, un 42,74%, un nivel preocupante, si se compara con las mismas fechas en el 2007, cuando era del 78,5%.

Votación
0 votos