Barreras arquitectónicas, razón aquí

La urbanización Sol y Mar de Arteixo incluye portales con hasta 20 escalones y rampas muy empinadas. El Concello anuncia ascensores y plataformas para este año

.

Arteixo / La Voz

La urbanización Sol y Mar de Arteixo, a caballo entre Pastoriza y Oseiro, es un templo de las barreras arquitectónicas. Los vecinos de este rincón, con vistas privilegiadas al Atlántico, al polígono de Sabón y al puerto exterior, llevan décadas reclamando unos accesos dignos en sus portales. Porque compaginar aquí la vida con un carrito de bebé -ya no digamos una silla de ruedas- es un acto diario de heroicidad.

Hace pocas semanas el alcalde de Arteixo, Carlos Calvelo, visitó la zona en compañía de un arquitecto municipal, y habló con varios vecinos sobre las posibles soluciones. La zona cero de esta problemática urbanización está en la calle Tirso de Molina, donde los accesos al pasillo central de portales exigen salvar casi una veintena de peldaños, o dar un gran rodeo a toda la urbanización para hacer uso de las rampas. «Hai xente maior, e incluso teño visto a rapaces cunha perna escaiolada por xogar ao fútbol que fan auténticos malabarismos para entrar na casa», explica Manuel Rieiro, vecino de esta urbanización desde hace más de 20 años. Pero esta zona, donde residen cerca de 3.000 personas, fue construida hace más de tres décadas.

Uno de los que se topó con el alcalde en la reciente visita fue José Luis Pardo. «Calvelo me cazó aquí y me dijo que iban a arreglar los accesos… va siendo hora, aquí hay una señora en silla de ruedas que lo necesita, y los demás nos vamos haciendo viejos, tarde o temprano no podremos con tanta escalera».

¿Y en qué consisten esas soluciones? Según avanzaron desde el Concello de Arteixo, los recursos son diferentes en función del grado de desnivel. En la ya mencionada calle Tirso de Molina se construirá un pequeño ascensor exterior en un espacio «entre bloques». «Habrá portales que quedan algo alejados, pero todos los vecinos del bloque podrán hacer uso de él y evitar dar el gran rodeo por la rampa», explican fuentes municipales. En zonas de menos desnivel, si bien bastante acusado, como ocurre en la calle Lope de Vega, se situará una plataforma abierta que funcionará como un ascensor. Y en las zonas menos abruptas se construirán rampas de acceso.

Después de esta primera toma de contacto, el Concello de Arteixo quiere formalizar el acuerdo con las comunidades de vecinos, una reunión que se prevé el próximo mes. Pero el propio alcalde da por hecho que este mismo año los edificios estarán perfectamente acondicionados. «El dinero ya está incorporado al presupuesto de este año, no podemos precisar la cantidad, pero se hará este año sin falta y se garantizará el 100 % de los accesos», indicó Calvelo. Tampoco puede precisar las fechas porque, en función de las obras, es posible que el Concello necesite algún tipo de cesión de espacio para ejecutar los trabajos. «Es una urbanización construida a finales de la década de los ochenta y no son de recibo obstáculos de este calibre -explica el alcalde-; para nosotros resolver el acceso en Sol y Mar es nuestro punto de referencia, en relación a la densidad de población, este es el lugar clave para corregir».

Votación
0 votos
Comentarios