Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

Un perro y dos gatos salvan de morir a una familia por un escape de gas

El monóxido de carbono emitido por el funcionamiento de un generador eléctrico estuvo a punto de acabar con la vida de un matrimonio de Arteixo y su hijo de 9 años

A Coruña / La Voz, 13 de enero de 2016. Actualizado a las 05:00 h. 21

0
0
0
0

El monóxido de carbono emitido por el funcionamiento de un generador eléctrico en la vivienda número 4 del lugar de Casanova, en Larín, en Arteixo estuvo a punto de acabar, sobre las 2.30 horas de ayer, con la vida de un matrimonio, de Óscar y Julia, que se recuperan en el hospital de A Coruña, y con la de su hijo de 9 años, ya de alta. Sobrevivieron al gas venenoso gracias a la reacción de sus tres mascotas, a su perro Kio, un Spitz Japonés, de casi 16 años, y a sus dos gatos.

Todo comenzó sobre las diez de la noche del lunes, cuando la familia llegó a su vivienda «y no teníamos luz», contó Óscar. Llamó a Hidroeléctrica de Laracha, pero un contencioso entre la empresa y el cliente no permitió devolver la energía. «Entonces arranqué un generador que tengo en el garaje y dejé las ventanas abiertas para ventilar. Pero la medida no fue suficiente», dijo. El pequeño estaba nervioso y pidió dormir en la habitación de sus papás, «por lo que yo me fui a un cuarto que tenemos en la planta baja». Óscar estaba durmiendo, «pero me desperté medio mareado al sentir arañazos en la puerta de la habitación y desfallecido oí llorar al perro». Tambaleándose, Óscar se levantó y abrió la puerta de su cuarto: «El perro vino hacia mí y me vomitó encima. Los gatos ya casi no se movían. Yo no era capaz de sostenerme de pie». Como pudo, el hombre llamó a Toxicología a Madrid, «y me dijeron que alertase a mi familia, que saliese de la casa y que me pusiese en contacto con el 112».

Chocando contra todo, cayendo al suelo, levantándose agarrándose a las paredes, Óscar pudo llegar a la planta superior de su casa: «Mi mujer ya estaba despierta porque había oído el ruido que hacía yo al caerme y al hablar, pero el niño estaba durmiendo profundamente. Lo tuvimos que despertar y salimos a la calle», manifestó el hombre. A los pocos minutos ya se encontraba en el lugar una patrulla del 092 y una unidad de los bomberos de Arteixo, que atendieron a los intoxicados hasta la llegada del 061, «que llegaron muy rápido», agradeció Óscar, «y ya nos llevaron al hospital. A mi niño le dieron el alta por la mañana, mi mujer está evolucionando bien, pero yo estoy recién operado del corazón y están revisándome», subrayó.

El titular de la vivienda culpa del suceso a Hidroeléctrica de Laracha: «Nos dijeron que nos iban a cambiar el contador en septiembre y vinieron en octubre cuando no estábamos en casa». Llamaron a la empresa «y dijeron que venían si pagamos el contador y 35 euros del enganche, algo ilegal», dijo Óscar. Y el lunes, «sin previo aviso nos cortaron la luz». La empresa eléctrica señaló «que actuaron conforme a la Ley, y que el tema ya está en la delegación de Industria».

Temas relacionados

Publicidad

Comentarios 0