La gestión de Ferreiro no llega al aprobado

En ninguna de las cinco zonas de la ciudad la nota otorgada al gobierno local llega al cinco, y son los votantes de la Marea y del Bloque los únicos que salvan la labor realizada por el alcalde en estos dos años

Valoración del alcalde y la oposición.$pieImg Valoración del alcalde y la oposición

a coruña / la voz 15/05/2017 09:58 h

La nota otorgada por los ciudadanos al alcalde Xulio Ferreiro, que pierde el aprobado que lograba en la encuesta del pasado mes de enero, va pareja a la calificación de su gestión al frente del equipo de gobierno. Es incluso ligeramente superior la nota personal (4,8 %, con un 88 % de conocimiento) que la que merece su gestión, que se queda en un 4,56 %. Esa valoración negativa no impide, de acuerdo con los datos de la encuesta de Sondaxe para La Voz de Galicia, que la Marea Atlántica gane un concejal con respecto a los diez logrados en mayo del 2015. Empata en número de ediles e intención de voto con el PP, que también gana un acta. Por contra, el PSOE se desploma y pasaría de los seis concejales actuales a solo tres. El BNG retiene su escaño y Ciudadanos entraría con uno.

La mala valoración que los ciudadanos hacen de la gestión de Ferreiro es casi generalizada. No aprueba en ninguna de las cinco áreas en las que la encuesta distribuye los barrios de la ciudad y solamente obtendría el aprobado entre los que manifiestan haber apoyado a la Marea hace dos años (6,12), los que eligieron al BNG (5,9) y los que tienen entre 30 y 44 años (5,11). Sus propios votantes no le dan mayor puntuación que la que obtienen entre todo el electorado los alcaldes mejor valorados de Galicia, el socialista vigués Abel Caballero (6,57) y el nacionalista pontevedrés Fernández Lores (6,16).

Ya en la encuesta publicada en enero pasado, del tercio largo de ciudadanos que calificaban de negativa la gestión de la Marea (empatados con los que la calificaron de positiva) un 44,7 % respondía que el actual gobierno local no había hecho nada. El aspecto más puntuado entonces eran las mejoras sociales, con un 18,2 %. Algunas de las críticas más comunes al gobierno municipal en estos dos años de mandato son precisamente los problemas de gestión, con retraso de más de cinco meses en la aprobación de los presupuestos, demora en la concesión de licencias, atasco en el desarrollo de proyectos que ya estaban encarrilados, paralización de algunas de sus propias propuestas estrella, falta de diálogo con la oposición y escaso entendimiento y atención a colectivos ciudadanos.

Los vecinos del área que abarca los barrios de Ciudad Vieja, Monte Alto y Pescadería son los que otorgan a la gestión del alcalde la peor nota, un 4,29, aunque es algo superior a la que le dan los mayores de 65 años, que lo suspenden con un 3,53. En las elecciones generales y autonómicas últimas, la Marea ya perdía en mesas de esa zona en las que había ganado en las municipales, aunque retenía las de Monte Alto.

Roza el aprobado es los barrios de los Rosales, Agra del Orzán y la zona de Riazor, donde los vecinos le dan un 4,91. Los votantes de esa zona son también los más generosos con la gestión de la oposición, con un 4,57. Los más severos con unos y otros son los del Ensanche (Juan Flórez, Santa Lucía y San Diego), que otorgan un 4,31 a la gestión del grupo del alcalde y un 3,63 a la oposición. En las zonas más periféricas, que incluye barrios como Novo Mesoiro, Eirís o As Xubias tampoco la nota es buena para la gestión del alcalde, con algo más de un 4,6, ni para la de la oposición, que no supera el 4,3. Eirís, con la polémica por el proyecto Micasita para indigentes; la Falperra, por el centro de salud y el mercado, o Monelos, con los cooperativistas del Ofimático, son algunas de las zonas en las que el gobierno tiene o ha tenido conflictos vecinales abiertos.

Los votantes del PSOE y BNG dan peor nota a la labor de la oposición que a la del regidor

En una situación de gobierno en minoría y en la que dos de los partidos que no forman parte del ejecutivo (PSOE y BNG) facilitaron la investidura del alcalde, la valoración de la gestión apunta datos reveladores sobre el descontento ciudadano también con el papel de la oposición. Los tres fuerzas ajenas al gobierno salen peor paradas que el alcalde. Con una nota de 4,07, ni sus propios votantes dan el aprobado.

Los que apoyaron al PP, que le ponen al alcalde un 2,8, valoran la gestión de la oposición con un 4,73, los del PSOE con un 4,28, y los del BNG con un 3,83. Los que dicen haber votado a socialistas o nacionalistas en mayo del 2015 otorgan incluso peor puntuación a la labor de la oposición que a la del alcalde. Los votantes socialistas -en la valoración personal conceden empate a Xulio Ferreiro y el portavoz del PSOE, José Manuel García- opinan que la gestión del regidor merece un 4,48. Mayor diferencia a favor de Ferreiro hay en el caso de los que votaron al Bloque, que aprueban su gestión y le dan casi un 7 en valoración personal.

Desde el electorado de Ciudadanos, que no tiene representación en María Pita, el papel de Ferreiro no merece más de un 2,57, mientras que la oposición se queda para ellos en el 4,40.

Votación
6 votos
Comentarios