Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

Las primeras horas de vida del Pelícano

Famosos, zapatos de tacón, luces siderales, trapecistas y bocas abiertas en la fiesta para invitados que sirvió de inauguración de la sala

A CORUÑA, 19 de marzo de 2016. Actualizado a las 08:55 h. 95

0
0
0
0

«Nunca vi tantos Louboutin juntos en un mismo sitio», comentaba un chico. «Uy, no te fíes de las suelas rojas», le contestaba la chica que lo acompañaba. Él tomaba un gin-tonic. Ella, ron con coca-cola. Miraban y volvían a mirar. A las luces. A la pantalla. A los famosos. A la gente maqueada que pasaba ahí y allá. «Aquí van a tener que meter más camareros, porque no dan abasto», reflexionaba ella. A su lado, un tumulto. Móviles al aire. Selfies. Serpenteos para hacerse sitio. ¿El motivo? El presidente de la Xunta Alberto Núñez Feijoo y su pareja, Eva Cárdenas, andaban por allí. Él, un tanto abrumado, se dejaba fotografiar. Semejaba una estrella del pop. Por un momento, eclipsó a los otros famosos de la noche.

Ampliar imagen

EVA CÁRDENAS, FERNANDO HIERRO Y ALBERTO NÚÑEZ FEIJOO

Se encontraban en el palco VIP situado a su vera. Por ahí andaba el exmotociclista Ángel Nieto, el torero Pepín Liria y el exfutbolista del Real Madrid Fernando Hierro. El último se hartó a repartir besos, apretones de manos y, por supuesto, protagonizar selfies y más selfies. Muchos querían permanecer allí, cerca de los rostros conocidos. Otros optaban por explorar la sala. Inmensa. Apabullante. Enorme. Ariba y abajo. De izquierda a derecha. «Esto es como las macrodiscotecas de los noventa, tipo Lp45 de Ordes pero actualizado», apuntaba uno. «¡Qué va! Es puro Ibiza. Lo que han hecho es que en vez de tener que ir a Ibiza, han traído Ibiza aquí», apuntaba otro. En algún lugar intermedio quedará la cosa.

Corría la una de la mañana. La sala Pelícano cumplía 60 minutos de vida en una fiesta a la que solo se podía acceder con invitación. A la medianoche empezaba todo: un antes y el después, tal y como sugerían ellos. «Este es uno de los momentos que podrás contar en el futuro diciendo que estabas ahí», se escuchaba por los altavoces. Un reloj gigante que decrecía en la pantalla había llegado al cero. Como si se tratase de una nueva era. «Hoy empieza otra forma de vivir la noche». Se empezaron a encender las luces. Poco a poco. Y, en el escenario, surgió una bailarina con alas de mariposa gigante. Móviles arriba. Síntoma y síndrome de los tiempos. Click, click y más click. Inmortalizar. Twitter, Facebook, Instagram. «Yo estoy aquí».

Y estaban muchas personas que, seguramente, no formen parte del ecosistema habitual de la sala en el futuro, como la esposa de Amancio Ortega y presidenta de la Fundación de lleva su nombre Flora Pérez y muchos de los directivos de Inditex. También personalidades del mundo de la política, como Francisco Vázquez o la banca, como Jose Luis Méndez, exdirector general de Caixa Galicia. Hubo abundande representación de la empresa coruñesa, como Roberto Tojeiro de Gadis, el presidente del R.C Deportivo Tino FernándezJosé Prada de la Compañía de Tranvías o Jose MaríaIgnacio Rivera de Estrella de Galicia. Junto a ellos, nombres ilustres del mundo de espectáculo en la ciudad, como el promotor Nonito Pereira o el gerente de Cávea Producciones Ramón Barros. Y, por supuesto, muchos hosteleros con ganas de ver la nueva criatura.

Esta mostró sus encantos poco a poco. Primero, con esa efectista cuenta atrás. Luego, dándole máxima potencia al equipo de música. Tralla dance pensada para moldear el suelo con ondas sísimias. Más tarde mostrando las prestaciones de la gran pantalla sobre la que se proyectan videos de las canciones e ilusiones ópticas varias. Y, por supuesto, con atracciones cuasi circenses como una trapecista que bajó de los cielos paralizando la sala. Para unos se trataba de El Circo del Sol. Otros pensaban en la pirotecnia de la Orquesta Panorama y formaciones similares.

Pero, si de impresionar se trataba, lo más impactante llegó alrededor de las dos y media de la mañana. Las tres estructuras circulares armadas con multitud de cabezas móviles de luz bajaron casi a la altura del público. Lo dejaron boquiabierto. «¡Esto parece la nave espacial de ET, bromeaba un chico. Entonces, un tercio del público había abandonado. En la calle se hacían evaluaciones y predicciones. «Estos lo van a petar este verano y Marina va a ser la zona estrella de la ciudad», auguraba uno. «Sí, al principio sí, pero luego el problema es mantenerse con tanto espacio en una ciudad tan pequeña. No lo termino de ver», remataba otro. «Esto es muy grande,no se va a sostener», añadía. «Veremos», pensaban los dos.

Al día siguiente, la mayoría de los asistentes trabajaban. Mientras se retiraban podían ver la terraza que bordean la sala en su segunda planta formando un pico. Con una estética similar al Dux, será el particular balcón de los fumadores. Metros adelante, en los soportales del Teatro Rosalía de Castro, un grupo de estudiantes hacían botellón. Hoy ya podrán saborear la nueva sala, si lo desean, previo paso por taquilla. Mañana acuden Dj Krugger y Dj Darka. Y el domingo, El Combo Dominicano. Las entradas disponibles en Ticketea. Serán los veintañeros los que vibren esta vez.

Publicidad

Comentarios 1