Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

Multitudinario adiós a Alfonso Castro Beiras

Una amplia representación de la sociedad gallega ha querido despedir al impulsor de la cardiología en la sanidad gallega

La VozA Coruña, 10 de febrero de 2016. Actualizado a las 19:11 h. 58

0
0
0
0

La capilla del tanatorio Servisa de A Coruña resultó insuficiente para acoger a las numerosas personas que esta tarde han acudido a la misa-funeral por el cardiólogo Alfonso Castro Beiras. Posteriormente tuvo lugar la incineración, y antes de la ceremonia religiosa profesionales de todos los ámbitos con los que estuvo vinculado Castro Beiras pasaron por la capilla ardiente. Fue una amplia representación de la sociedad gallega entre la que estaba el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, el conselleiro de Sanidad, Jesús Vázquez Almuíña, además de empresarios, gentes de la Universidad, numerosos médicos de toda Galicia y todos los responsables del Chuac. Precisamente sobre el nombre del hospital coruñés, un grupo creado en Facebook y que suma ya varias decenas de pesonas, piden que dicho centro sanitario pase a llamarse Alfonso Castro Beiras. 

Para mañana, miércoles, a las 20.30 horas, está previsto el funeral en la parroquia de María Auxiliadora (salesianos) de A Coruña.

El impulsor de la cardiología en la sanidad gallega

El presidente de honor de la Sociedad Española de Cardiología y médico emérito del Servizo Galego de Saúde, Alfonso Castro Beiras (Santiago, 1944) falleció este lunes en su domicilio de A Coruña. Su muerte causó una gran conmoción en la comunidad médica española por lo que las condolencias llegaron desde todos los ámbitos del mundo sanitario e investigador.

Era licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Santiago, especialista en Medicina Interna y en Cardiología por la Universidad de Madrid y doctor en Medicina por la Universidad Autónoma de Madrid. A lo largo de su trayectoria profesional fue director del área de Corazón del Chuac, en la etapa en que el centro coruñés se convirtió en una referencia a nivel mundial. Fue director del Instituto de Ciencias de la Salud de la Universidade da Coruña, miembro del consejo asesor del Ministerio de Sanidad, director del grupo Meiga (Mejora del infarto en Galicia), codirector del grupo Gracia (Grupo de Análisis de la Cardiopatía Isquémica Aguda) y responsable de la Unidad de Cardiología del HM Modelo, entre otros muchos cometidos. «Era un gran director de orquesta, volcado en crear equipos», resumen sus colaboradores.

Casado y padre de dos hijas, lector incansable y aficionado a navegar y viajar, ejerció su labor en la sanidad pública hasta cumplir los 70 años. Renunció a todos los homenajes públicos y abandonó discretamente el que fue su despacho durante 38 años, desde que decidió regresar del hospital Puerta de Hierro a su tierra natal. «Vine a un congreso a Santiago y había una oposición. Me presenté y la gané», relataba en una entrevista en La Voz. En el 2014 presentó uno de sus últimos proyectos, un programa que probaba en 180 gallegos una pulsera capaz de prevenir el ictus.

Publicidad

Comentarios 7