Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

Fallece Castro Beiras, el impulsor de la cardiología en la sanidad gallega

«Era un ejemplo de profesionalidad, humanidad e inteligencia», dicen sus compañeros de profesión

La VozRedacción, 09 de febrero de 2016. Actualizado a las 20:23 h. 211

0
0
0
0

El presidente de honor de la Sociedad Española de Cardiología y médico emérito del Servizo Galego de Saúde, Alfonso Castro Beiras (Santiago, 1944) falleció ayer en su domicilio de la coruñesa calle de Juan Flórez. El prestigioso médico coruñés será incinerado esta tarde, a las cinco, en las instalaciones del tanatorio de Servisa, frente al edificio del Complexo Hospitalario Universitario A Coruña (Chuac), en el que desarrolló la mayor parte de su vida profesional. El funeral tendrá lugar mañana, miércoles, a las 20.30 horas, en la iglesia de los salesianos.

La muerte de Castro Beiras causó una gran conmoción en la comunidad médica española. Las condolencias llegaron desde todos los ámbitos del mundo sanitario e investigador. La Sociedad Española de Cardiología (SEC), de la que el fallecido era presidente de honor y había sido máximo responsable entre 1997 y 1999, emitió un comunicado en el que recordaba que bajo su mando se puso en marcha el proyecto de la Casa del Corazón. «Ha sido uno de los especialistas con la trayectoria profesional más brillante de  nuestro país y, sobre todo, ha sido ejemplo de profesionalidad, humanidad, inteligencia y coherencia», manifestaron desde el SEC.

Era licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Santiago, especialista en Medicina Interna y en Cardiología por la Universidad de Madrid y doctor en Medicina por la Universidad Autónoma de Madrid. A lo largo de su trayectoria profesional fue director del área de Corazón del Chuac, en la etapa en que el centro coruñés se convirtió en una referencia a nivel mundial. Fue director del Instituto de Ciencias de la Salud de la Universidade da Coruña, miembro del consejo asesor del Ministerio de Sanidad, director del grupo Meiga (Mejora del infarto en Galicia), codirector del grupo Gracia (Grupo de Análisis de la Cardiopatía Isquémica Aguda) y responsable de la Unidad de Cardiología del HM Modelo, entre otros muchos cometidos. «Era un gran director de orquesta, volcado en crear equipos», resumen sus colaboradores.

En su dilatada trayectoria profesional, Castro Beiras también recibió un sinfín de reconocimientos. Hace apenas un año recogió la medalla de oro y diamantes del Colegio Médico «por ser uno de los protagonistas del cambio sanitario que se produjo en nuestro país en los años setenta. Pertenece a ese nutrido grupo de médicos bien formados y con una evidente vocación de servicio público, que llevaron a nuestra sanidad, entonces decimonónica, a la vanguardia mundial», según se recogía en el acta. También fue distinguido con el premio extraordinario de la licenciatura de Medicina y consiguió el accésit con premio nacional de fin de carrera. Recibió asimismo el premio Arthur Andersen de gestión clínica en el área del corazón, y el premio de la Fundación Española del Corazón (1996). Estaba en posesión de la encomienda de la Orden Civil de Sanidad, la Medalla de Oro de Galicia o el Novoa Santos, otorgado por la Asociación de Médicos Gallegos.

Casado y padre de dos hijas, lector incansable y aficionado a navegar y viajar, ejerció su labor en la sanidad pública hasta cumplir los 70 años. Renunció a todos los homenajes públicos y abandonó discretamente el que fue su despacho durante 38 años, desde que decidió regresar del hospital Puerta de Hierro a su tierra natal. «Vine a un congreso a Santiago y había una oposición. Me presenté y la gané», relataba en una entrevista en La Voz. En el 2014 presentó uno de sus últimos proyectos, un programa que probaba en 180 gallegos una pulsera capaz de prevenir el ictus.

Claves para una vida larga

Meses antes, en una charla, sintetizaba las claves para una vida longeva, para retrasar la enfermedad y la muerte. Los consejos básicos que regaló en aquella comparecencia eran: «Primero, no fumar. Segundo, la dieta, que tiene que ser adecuada en cantidad y calidad, con cinco comidas diarias, fruta, verdura, pescados y carnes blancas, pero en porciones que quepan en el cuenco de la mano. Tercero, caminar al menos cinco días a la semana un mínimo de media hora y controlar la tensión arterial en torno a 14-9, el colesterol, sobre 100, y el perímetro abdominal en 102 centímetros para los hombres y 88 para las mujeres».

Temas relacionados

Publicidad

Comentarios 23