Bum hostelero en Arteixo

Nueve locales de ocio y restauración abrirán sus puertas en un plazo de mes y medio en el municipio. Dos de ellos ya se han inaugurado

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

El municipio de Arteixo está preparado para el aluvión de aperturas de negocios hosteleros que recibirá hasta fin de año. Y es que en un plazo de mes y medio, nueve locales de restauración y ocio abrirán sus puertas. Dos de ellos ya fueron inaugurados en los últimos días. El primero en abrir, el pasado 15 de noviembre, fue Meu Restaurante, situado en la avenida de Caión, seguido de Mamá Chicó, el pasado lunes, y que se encuentra en el paseo fluvial, antes de la plaza del Balneario. El resto se encuentran en pleno proceso de reformas, ya que la mayoría son bajos conocidos por los negocios hosteleros que acogieron anteriormente, pero que ya han solicitado licencia de apertura. Entre ellos, se encuentra el antiguo Enxebre, que pasará a manos del propietario de Pratos Rotos y presidente de la asociación de comerciantes, Luis Espiñeira. Otro de los locales conocidos es la cervecería As Pozas, que también abrirá sus puertas con nuevos dueños y nueva decoración y más enfocado a la restauración.

De Lola a Mela

Otro de los negocios históricos es Casa Lola, que lleva tiempo cerrado y que pasará a ser el restaurante Mela. Además, en la calle Betanzos, cerca de las dependencias municipales de Servicios Sociales, un nuevo bar abrirá sus puertas, después de haber solicitado licencia de apertura. Además, otro de los locales situados al lado del centro de salud y enfrente del parque nuevo, iniciará una nueva etapa. El último de los locales está situado al principio de la travesía de Arteixo.

El Concello achaca este nuevo bum hostelero al hecho de que los vecinos recurren al autoempleo como salida a la crisis y a las ayudas que ofrece el Ayuntamiento. Hay cerca de 135 bares en Arteixo y estas nuevas aperturas suponen un incremento del 7 % en apenas mes y medio. «Los negocios hosteleros funcionan bien al recibir a muchos trabajadores del polígono», explicó Manuel Padín, concejal de Asuntos Económicos.