El cuerpo recuperado el domingo pertenece a Tomas Velicky

Las pruebas realizadas a los restos que hallaron en la bahía coruñesa confirman que se trata del estudiante eslovaco desaparecido el 27 de enero en el Orzán

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

Las pruebas practicadas al cadáver recuperado el pasado domingo en la bahía de A Coruña confirman que se trata de Tomas Velicky, el estudiante eslovaco que pereció la madrugada del 27 de enero en la playa del Orzán junto a tres policías nacionales que intentaron rescatarle.

El pasado domingo un vecino avistó lo que parecía un cuerpo en medio de la bahía desde su vivienda en As Lagoas. Inmediatamente lo puso en conocimiento de la Policía Local de A Coruña y se activó el dispositivo de rescate, en el que participaron varias embarcaciones. La Salvamar Mirfak llevó al muelle de Oza el cuerpo.

Ese mismo día trascendió que había muchas posibilidades de que se tratase del joven eslovaco, ya que el cuerpo pertenecía a una persona joven y llevaba un zapatilla de estilo deportivo. En cualquier caso, fue necesario esperar a las pruebas forenses para determinar su identidad ya que los restos estaban muy deteriorados.

La recuperación del cuerpo de Tomas Velicky supone cerrar el círculo a la tragedia del Orzán que conmocionó profundamente a la ciudad y a toda Galicia. La madrugada del 27 de enero el mar arrebató cuatro vidas en la playa del Orzán. La imprudencia del estudiante eslovaco, que se acercó a un mar embravecido (estaba declarada la alerta naranja), se saldó con su muerte y las de Rodrigo Maseda, Javier López y José Antonio Villamor, tres agentes de la Policía Nacional que intentaban rescartarlo.

Tras ello se montó un dispositivo sin precedentes, que horas después recuperó el cuerpo del coruñés Javier López, de 38 años y con raíces en A Fonsagrada, cerca del Millenium. Una semana después, el dos de febrero, el mar devolvió a la misma playa donde había desaparecido el cadáver del burelés Rodrigo Maseda, de 34 años. Su familia, que se había encontrado con el padre de Tomas Velicky, respiró aliviada por poder regresar a casa para enterrar a su hijo.

Ese mismo día, contagiados por el optimismo de la aparición del cuerpo del agente, un equipo de buceadores de la Guardia Civil halló un cinturón y una pistola en la zona de San Roque. Voluntarios del Club del Mar prosiguieron con la búsqueda y finalmente dieron con el policía José Antonio Villamor, friolense de 35 años. Los tres agentes recibieron las Medallas de Oro al mérito policial a título póstumo, además de múltiples homenajes tanto por parte de sus compañeros como del gobierno eslovaco. Se reconoció el valor del joven Adrián Doce, que ayudó a los agentes en el rescate en la playa. Y a los policías locales que también participaron.

Los coruñeses seguían mirando al mar día tras día, y pese a que después de diez días la búsqueda se fue reduciendo hasta convertirse en un «ejercicio rutinario», los equipos de bomberos, Protección Civil y Salvamento Marítimo, acudieron infinidad de veces a las alertas que daban ciudadanos y que hasta el pasado domingo resultaron siempre ser falsas alarmas.

El Ayuntamiento de A Coruña agradece la solidaridad ciudadana

El Ayuntamiento de A Coruña ha trasladado sus condolencias a la familia de Tomas Velicky y ha mostrado su agradecimiento a la colaboración de todas las administraciones en el dispositivo que se montó tras la tragedia el 27 de enero.

Desde el consistorio coruñés han querido hacer especial hincapié en la solidaridad y la implicación de muchos ciudadanos por la ayuda prestada a los equipos de búsqueda.