Cinema Periférico pata negra

La Mostra coruñesa, simbolizada por un cartel de Montefurado, cala en España


A Coruña / la voz 07/06/2011 06:00 h

Las decenas de jamones colgados sobre sus cabezas podrían evocar la película Jamón, jamón. Hasta sus iniciales, J. y P., coinciden con las de aquellos jovencísimos Javier y Penélope. Ellos son Julio y Purita, y el cine les cogió por sorpresa. De lo que saben mucho es de jamones (ella también de rosquillas caseras) y llevan años al frente de la jamonería Montefurado, en la calle de la Torre. Aparecen en un videoclip sobre la segunda Mostra de Cinema Periférico y en los carteles de unas actividades por las que desde el jueves al domingo han pasado cinco mil personas. Es el balance de los organizadores de una propuesta cinematográfica en la que pudieron verse desde los archivos históricos con el Cine primitivo en España e Portugal 1896-1897 hasta las arriesgadas performances de artistas como Zoe Beloff, pasando por Accións e delirios en 8 mm. Galicia 1975-85 o la proyección íntegra de Metrópolis, con la banda sonora en directo.

Ángel Rueda, director de la Mostra, reconoce que algunas de las numerosas actividades eran «muy vanguardistas», pero han tenido su público y su repercusión más allá de la ciudad. Sostienen los organizadores que esta edición del S8 «tivo o pracer de contar con representantes de entidades como o Reina Sofía e La Casa Encendida, de Madrid, o Musac, de León e o CCCB de Barcelona». Todos ellos podrían ser los transmisores de uno de los objetivos de la Mostra, que es «mostrar os contidos galegos noutros espazos da cultura, e de aí que esta sexa unha Mostra en constante proceso de expansión». En esa dirección avanza un «evento cultural de referencia grazas a artistas xa consagrados como Zoe Beloff, Nathaniel Dorsky e Guy Sherwin», que mostraron sus creaciones en la prisión coruñesa por primera vez en España.

Si en la primera edición el cartel anunciador era una recreación de la imagen final de El planeta de los simios, con la torre de Hércules y la playa de Riazor, en esta ha sido una jamonería clásica de la calle de la Torre. Los organizadores anuncian que seguirán con este tipo de «lenguaje muy cercano».

Votación
1 votos