Imagen:Rebeca, con una reproducción gigante de su marcapáginas.

Ilustrando la belleza de lo feo

Lo grotesco y lo psicológico guían el trabajo de esta joven dibujante


A Coruña / la voz

Rebeca Varela era ilustradora incluso cuando no sabía que tal cosa existía. «Me pusieron un lápiz en la mano de pequeña, empecé a dibujar y ya no hubo marcha atrás -recuerda-. Me planteé dedicarme a esto cuando supe que podía ser una profesión». Por ello encaminó sus pasos a la Escuela de Arte Pablo Picasso y cursó el primer el ciclo de ilustración. Luego, diseño gráfico. «Lo segundo tiene más salidas profesionales y complementa a lo primero, pero siempre, tarde o temprano, vuelvo a la ilustración, que es lo que me apasiona».

Esas ilustraciones reposan, en su mayoría, en su habitación, dentro de una gran carpeta. «Soy demasiado perfeccionista. Cuando termino una obra ya quiero mejorarla y se forma como una especie de círculo vicioso que muchas veces no me deja avanzar», reconoce. Y, precisamente, algunos de esos círculos mentales pueblan sus cuadros. Las obsesiones y los pensamientos automáticos que no se pueden controlar se reflejan en su lápiz. «Sí, hay una parte psicológica en todas esas cosas que se escapan a la voluntad que me gusta muchísimo explorar en mis dibujos», comenta.

Junto ello, surge otra de las características que podrían definir su obra: lo feo. O, más bien, la parte bonita de la fealdad, concepto que incluso a la propia autora le cuesta explicar. «Me atrae lo oscuro y lo grotesco. Los personajes de mis ilustraciones suelen ser siempre un poco exagerados. Estéticamente, me resulta agradable y bonito que sean así, algo deformes. Es complicado de explicar el por qué de esta fascinación».

«No es que me guste todo lo feo -explica Rebeca-, pero cierto grado de fealdad e imperfección siempre me tira personalmente. Es como si se tratase de una belleza extraña por explorar. Me gustan las cosas que tienen carácter, creo que son más interesantes, que tienen algo dentro. No es como si no fueran un adorno, sino que tuvieran una historia que contar y eso me interesa mucho».

Escasa visibilidad

Por ahora, Rebeca Varela apenas ha mostrado su trabajo más allá de las paredes de su habitación. Sus ilustraciones han sido publicadas por la revista Belio, una de las más importantes del sector. También ha participado dentro del trabajo del Muau en la calle de San Andrés y formó parte del conjunto de ilustradores que diseñaron un marcapáginas para la pasada feria del libro. En su caso, el personaje respondía perfectamente a todas las claves que anteriormente describía.

«Me gustaría hacer proyectos mayores y reunir la suficiente cantidad de obra para exponerla», comenta Rebeca que difunde sus trabajos vía Internet. Gracias a su blog (http://perdivel.blogspot.com/) ha logrado ecos en ilustradores americanos, mientras que profesionalmente se dedica al diseño: «También me gusta mucho, pero es algo muy diferente a lo que hago en mi parte más artística», dice.

Ilustradora y diseñadora gráfica

De Gary Baseman a Velázquez, pasando por William Turner, el arte abstracto o la estética del cómic

Marcapáginas para la feria del libro, publicaciones en la revista «Belio», Museo Muau, etcétera

Votación
5 votos
Etiquetas
Cómics Pablo Picasso Feria del Libro