La jueza cree que en el descuartizamiento de Aranga llegaron a participar 6 personas

Solo José Ramón Blanco Vila está imputado por el doble homicidio.


A Coruña/la voz.

Solo José Ramón Blanco Vila los asesinó. Podía habérselo guardado y llevado el secreto a la tumba, pero llegado el momento de deshacerse de los cuerpos, prefirió pedir ayuda que lanzarse él solo a la macabra ceremonia del descuartizamiento. Así que pidió colaboración a cuatro amigos y a su esposa. Aunque pueda parecer imposible tener a mano aliados para semejante favor, entre todos, cortaron, transportaron y ocultaron los cadáveres en el pozo negro de una casa desocupada de Fonteculler. Al menos esa es la conclusión a la que llegó la jueza que lleva el caso, que esta semana presentó el auto de procesamiento del que se ha dado a conocer como el crimen de Aranga, un tétrico suceso ocurrido el 9 de noviembre del 2008 protagonizado por los miembros de una banda de asaltantes de chalés y traficantes de droga que de pronto un día quisieron hacer volar su futuro por los aires.

Sobra explicar que el que peor lo tiene es José Ramón Blanco Vila, más conocido como Coke. Este individuo, fontanero de profesión, se encontraba en su casa de Aranga aquella tarde cuando empieza a recibir llamadas de las víctimas, dos vecinos de Muros que meses atrás le habían vendido droga. Coke arrastraba una deuda de 800 euros con ellos, y los acreedores, hartos de esperar, deciden viajar desde Muros a Aranga para cobrar la deuda. El imputado los hizo pasar y en la cocina, tras una discusión, Coke, según el auto de procesamiento, acuchilló a uno y disparó a otro.

Luego llamó a sus amigos, dos parejas que habían protagonizado, junto a él, varios asaltos a chalés en la comarca coruñesa. Los compinches acudieron a la llamada desesperada de Coke y se pusieron manos a la obra «con un hacha o elemento similar», según la jueza.

A todo esto se llegó después de escuchar tanto a los detenidos como las cintas de las grabaciones de las llamadas que se intercambiaron días posteriores. Ante esta situación, la titular del Juzgado número 1 de Betanzos imputa a José Ramón Blanco Vila por doble asesinato con alevosía y ensañamiento, tenencia ilícita de armas, profanación de cadáveres y tráfico de droga. A su esposa se le acusa únicamente de profanación de cadáveres; al igual que a las dos parejas que colaboraron en el descuartizamiento, aunque a estas últimas también de encubrimiento.

Votación
1 votos