Coruñeses en la Feria del Libro de Madrid


pablo.portabales@radiovoz.com 01/06/2010 02:00 h

En la número 290 de la Feria del Libro de Madrid encontré al abogado coruñés Ignacio Bermúdez de Castro Olavide , que presentó su primera novela, titulada Una vida en siete días . «Es la historia de un hombre que, tras su excarcelación después de 16 años en prisión, se encuentra con los fantasmas del pasado. Es una novela negra que narra una gran venganza», comenta el autor, muy satisfecho de su experiencia madrileña. «Escuchar mi nombre por la megafonía es esta gran feria y estar al lado de Antonio Gala o Vázquez Figueroa es algo de lo que me acordaré siempre, aunque no vendí tantos libros como ellos», apunta sonriente. Hasta finales de esta semana o principios de la próxima no estará a la venta esta obra de más de 200 páginas que el autor presentará en A Coruña el 9 de julio. Más coruñeses estuvieron de promoción en la capital de España, por ejemplo Pablo Gallo , el editor Eduardo Riestra o la escritora Estíbaliz Espinosa . Los tres participaron en la presentación de El libro del voyeur , una idea del primero, editado por el segundo y en el que colabora Estíbaliz, entre otros autores. «Les envié los dibujos y ellos -los escritores- pusieron los textos. Es al revés de lo que suelen ser los libros ilustrados», comenta Pablo, coordinador de este proyecto, que consta de 69 relatos y poemas, presentado en el pabellón Carmen Martín Gaite de esta feria madrileña, pero con acento coruñés. Últimas despedidas. Poco a poco todos los colegios e institutos van dejando a un lado las fiestas de despedida de los alumnos de segundo de bachillerato para centrase en el final de curso, que está a la vuelta de la esquina. Hoy les ofrezco la imagen de otras tres promociones a punto de iniciar la vida universitaria. Se trata de los de La Grande Obra de Atocha, Dominicos y el IES As Mariñas, de Betanzos, donde se graduaron 90 estudiantes. «Se merecen este reconocimiento después de tanto trabajo», comenta Celsa Boquete , directora de La Grande de Obra. «Queremos reconocer la labor del tutor de los chavales, el padre Jorge, por su dedicación», apuntan desde el Santo Domingo. Ahí los tienen.

Votación
7 votos