Imputan solo a dos monitores por la muerte de Diego Novo en el Liceo


15/04/2010 02:00 h

Cuando se acaba de cumplir un año de la muerte de Diego Novo Anido, el niño de cuatro años que falleció en la piscina del Liceo La Paz, ha trascendido que la dirección del centro no está imputada en las diligencias que lleva a cabo el Juzgado de Instrucción número 3 por esta causa y únicamente lo están como posibles autores de un delito de homicidio imprudente la monitora y el socorrista que estaban atendiendo al grupo en el que se encontraba ese día el fallecido.

El abogado que representa a los padres del pequeño, José Luis Gutiérrez Aranguren, ha presentado un recurso para que se tome en consideración su petición para que también se enjuicie por esta causa a los dos responsables del centro, así como al director técnico, al administrador y al jefe de estudios, además de que se le informe en base a qué motivos se justifica su exclusión de la causa y el sobreseimiento provisional y el archivo de la misma contra el coordinador de la piscina.

Con anterioridad ya había presentado varios escritos reclamando que declararan como imputados al entender que «el fallecimiento del menor Diego Novo Anido ha sido consecuencia de una concatenación de múltiples y gravísimas negligencias de las que han de responder no solo las personas que se encontraban directamente a cargo del grupo de niños al que Diego pertenecía, sino también aquellas otras que de una y otra manera han omitido los más elementales deberes de cuidado y vigilancia». Además, justifica su petición porque «no existe protocolo alguno -ni escrito ni verbal- sobre el modo en el que ha de procederse una vez que finaliza la clase de natación para salvaguardar la integridad de los alumnos, que no hay el menor control de los responsables del centro sobre cómo se desarrollarán de hecho las clases de natación, que no se dota a las clases del profesorado suficiente para una debida atención».

El letrado cuestiona que sus reiteradas peticiones hayan tenido «la callada por respuesta» y reclama para esta causa las mismas responsabilidades que se piden en el caso de los delitos contra los derechos de los trabajadores, y recuerda que aunque haya otros encargados, si los empresarios no velan por que se cumplan las normas de seguridad, se imputa, y también se les condena.

Asimismo, cuestiona el sobreseimiento provisional y el archivo de las actuaciones contra el coordinador de las normas de la piscina al entender que fueron «inexistentes en lo que a seguridad de los menores se refieren y ha de dirigirse contra él el presente procedimiento habida cuenta que sería el responsable de que esas hipotéticas normas se cumpliesen», y se basa para ello en declaraciones de la dirección del centro, aunque el coordinador había declarado que era la dirección quien tenía el control del personal.

Votación
12 votos