Un nuevo bulevar para Elviña


Tal y como había anunciado en su momento el alcalde, Javier Losada, la segunda fase del polígono de Elviña se someterá a una cambio de imagen radical el próximo año. No será una pequeña obra de «acupuntura urbana», como se está haciendo en otros barrios de la ciudad, sino que será un proyecto más ambicioso que tendrá que ejecutarse en varias fases y anualidades. El objetivo de este proyecto, según explicó el concejal de Infraestructuras, Esteban Lareo, es renovar, humanizar y dulcificar el aspecto de un polígono que en su día se construyó de una forma un tanto anárquica.

La primera y prioritaria actuación, que tendrá un coste superior a los 2,5 millones de euros, será la renovación de la calle Pablo Picasso y su entorno, transformándola en un bulevar con mayor protagonismo del ámbito peatonal. De esta forma, la calle mantendrá dos carriles en cada sentido de la circulación, pero se eliminarán las zonas de aparcamiento a ambos lados de la vía con el objetivo de ganar terreno para los peatones. Además, se incorporará un carril bici, habrá más zonas verdes y se procederá a soterrar los contenedores de basura. En total, según explicó Esteban Lareo, se actuará sobre un ámbito de 25.000 metros cuadrados, de los que más del 68%, es decir, 17.000 metros cuadrados, se destinarán a los peatones. «Lo que buscamos es redefinir el ancho de esta calle; humanizarla para que los vecinos tengan una mejor calidad de vida; y dulcificar la zona de aparcamiento para que haya una mejor convivencia entre los ámbitos residenciales, los comerciales y los colegios con el asfalto».

Renovación total

La actuación también supondrá la renovación de todos los servicios (agua, baja tensión, red semafórica, red de telecomunicaciones, suministro de agua, alumbrado público...) además de la renovación del firme de la carretera, que, según admitió el concejal, «buena falta le hace».

En cuanto a los plazos para ejecutar estos trabajos, Esteban Lareo comentó que el anteproyecto ya está completado y solo falta licitar y adjudicar las obras, por lo que calcula que el próximo año ya podrán estar en marcha. Comentó que, de todas formas, quedan por puntualizar algunas cuestiones, ya que algunas de las principales tuberías que suministran agua a la ciudad pasan por esta zona y eso podría condicionar el avance de las obras.

Esta primera fase comprenderá el tramo de la calle Pablo Picasso entre la plaza de María Casares y la avenida de San Cristóbal. Para más adelante se dejará el que desemboca en la avenida de Oleiros así como otros ámbitos de la segunda fase de Elviña. «Antes habrá que solucionar los enlaces con Salgado Torres, ya que con la intermodal todo el tráfico en esta zona cambiará», señaló.

Votación
2 votos