Crece la Larousse betanceira

Romay fue el maestro de ceremonias en la presentación del Anuario Brigantino, que ya supera la treintena de tomos


19/09/2009 02:00 h

El Anuario Brigantino engordó ayer su colección en un tomo más. El laborioso conjunto de ensayos y artículos recopilados alcanzó ayer la edición número 31, una vez más con un surtido de temas históricos, artísticos, literarios y antropológicos, además del habitual repaso a las actividades del último año en Betanzos.

La presentación en sociedad corrió a cargo del ex ministro José Manuel Romay Beccaría, que se destapó en continuas loas sobre la historia de su Betanzos natal, así como de las figuras oriundas de esta localidad. «Es muy difícil que algo dure 31 ediciones», dijo, mientras miraba al director de la publicación, Alfredo Erias. Éste destacó la variedad de firmas en este ejemplar, de tapa azul, destacando además que «son moitos os profesores de fóra os que queren publicar no Anuario». De hecho, enumeró una serie de artículos que fueron ofrecidos por profesionales que apenas tienen relación con Betanzos. Es el caso de José Adolfo Gómez, docente en una universidad argentina y que aporta en este número un artículo sobre el poder institucional de las Juntas de Procuradores del Reino de Galicia. Por su parte, María Eugenia Pérez, de la Universidad Camilo José Cela, publica un estudio sobre la figura de Concepción Arenal. Mónica Vázquez, de la Universidad de Zaragoza, analiza la arquitectura en Betanzos de los años treinta y cuarenta. «Con case todos eles tiven una relación de email para a publicación dos seus traballos», destacó Erias, autor también en este número de un artículo que desentraña la representación cósmica del año y el calendario agrícola en la iglesia de San Francisco.

El concejal de Cultura, Pedro Gómez, llevó el Anuario a una dimensión casi diplomática. «Para min esta publicación é o mellor agasallo institucional, a mellor credencial coa que pode contar un concelleiro de cultura», señaló el edil, antes de concluir: «É a mellor revista de investigación galega». Posteriormente, ya en el turno de Romay Beccaría, éste se extendió en un recorrido histórico de Betanzos no exento de digresiones (el público abandonó el acto con un máster sobre los Tercios Españoles). Ante un Liceo repleto, señaló que «los betanceiros tenemos la suerte de tener una historia tan rica, no somos un pueblo cualquiera», y recordó los tiempos en que «La Coruña era casi el puerto de Betanzos». Salpicó su intervención de alguna anécdota divertida, como cuando Álvaro Cunqueiro quiso elogiar el vino de Betanzos, «pero sin faltar a la verdad».

La historia y la sociedad de Betanzos ya dan, como mínimo, para escribir 31 libros.

Votación
1 votos