Imagen:Sánchez-Terán habló ayer en el centro Fonseca

«Existen muchas Áfricas»

Gonzalo Sánchez-Terán desmontó en Fonseca algunas ideas sobre un continente en el que ha vivido siete años


«Solo exijo una cosa, que dejen de mentir. Este no es el siglo de la globalización ni de la tecnología, ni del terrorismo, es el siglo de la desigualdad». Esto escribía en el suplemento El Semanal Gonzalo Sánchez-Terán (Ciudad Rodrigo, 1971) y lo reafirmaba ayer antes de hablar en el centro Fonseca sobre África, el largo y tortuoso camino hacia la paz . La intervención del que en los últimos siete años ha sido el director del servicio jesuita para los refugiados en Guinea-Conakry, Liberia y Costa de Marfil formaba parte de un ciclo organizado por la ONG Entreculturas, con todas las intervenciones centradas en dicho continente.

Sánchez-Terán rompe con algunos lugares comunes: «Hay que desmitificar África, ni es el continente de la solidaridad, ni de la belleza, ni el del tribalismo: es como Europa o Estados Unidos, hay gente estupenda y gente mezquina. Y dicho esto, es el continente de la pobreza, de la miseria, del sufrimiento extremo».

El coautor, con Alfonso Armada, del libro El silencio de Dios , considera necesario «empezar a dejar de hablar de África y hablar de las diferentes realidades de África, ya que eso es parte del problema». De hecho, en su intervención de ayer relató «dos realidades completamente diferentes: Chad, que vive en una espiral de guerra espantosa por motivos tanto internos como externos, sobre todo la producción de petroleo, y Liberia, que en estos cuatro años ha ido ascendiendo desde una situación horrible hasta convertirse en un país donde se ven los primeros esquejes, los primeros brotes de una democracia».

Sánchez Terán es también poeta, si bien reconoce que cada vez escribe menos: «Durante los siete años que estuve en África más que escribirla la he visto a gente viviéndola su vida y saliendo adelante, que es la mejor poesía». Comentando algunas de las historias que contaba en sus artículos, como El escanciador de tildes , dedicado a un maestro de Chad, reconoce que al final «lo que ves tratas de reflejarlo, y como es extremo, el lenguaje también es extremo».

Otra cuestión que desmonta es el atractivo de Europa para quienes vienen en pateras: «Es gente muy lista, muy inteligente, con conocimiento de causa y vienen porque la miseria les empuja y sobre todo porque les empujan sus hijos, que tendrán la oportunidad de estudiar en un colegio, de vivir en una democracia. Saben a lo que vienen y lo asumen».

José Luis Presedo, responsable de Entreculturas, apunta que esta es la novena edición de este ciclo de conferencias y que para mañana, jueves, está prevista la intervención de Cristina Manzanero, responsable de migraciones y desarrollo en la ONG, e Isabel Menchero, técnica en el departamento de África de Entreculturas.

Votación
7 votos
Etiquetas
ONG Petróleo Terrorismo Chad Costa de Marfil EE.UU. Guinea África Alfonso Armada Liberia