Un arsenal oculto entre eucaliptos

A Rula denuncia que los grabados de arte rupestre de O Fragoso que representan armas, están abandonados: se trata de Pedra Ancha, en Dumbría

.

Carballo / La Voz

Los grabados rupestres en las rocas gallegas son uno de los misterios del pasado aún sin desentrañar. En O Fragoso (San Pedro de Buxantes-Dumbría), muy cerca de un castro, está el más importante repertorio de representación de armas de la Costa da Morte y uno de los yacimientos de arte prehistórica de este tipo más representativos de Galicia. Sin embargo, aunque está justo al lado del Camiño de Fisterra, está escondido entre un eucaliptal y abandonado a su suerte.

El colectivo A Rula, una entidad compostelana que se dedica a la investigación y el estudio de estas manifestaciones artísticas, denuncia el abandono, el desaprovechamiento y la nula divulgación de un importante conjunto de grabados que no tiene comparación en las comarcas de Fisterra, Soneira, Bergantiños y Xallas. «O Petróglifo de Pedra Ancha é unha mostra excepcional de arte rupestre que debería converterse nun novo recurso turístico do Concello e unha nova icona para o Camiño de Fisterra, onde por desgraza tamén se atopan ás súas beiras outros petróglifos na mesma situación», denuncian.

Mismo cuando un equipo de esta agrupación visitó la estación de petroglifos dumbriesa, varios peregrinos se acercaron a ellos para preguntarles qué miraban. Un grupo de madrileños y dos alemanas expresaron su sorpresa por su descubrimiento y también lamentaron que no existiese una mínima señalización e información sobre el yacimiento. «Dende o colectivo tampouco o comprendemos», apuntan.

Sin valorar

Es más, los especialistas en este tipo de representaciones prehistóricas señalan que es «unha estación de doada localización e acceso, a carón dun camiño, polo que é incomprensible que o elemento patrimonial máis importante do treito xacobeo de Dumbría non sexa valorado como corresponde». En un informe comentan que «o custo da súa posta en valor non sería moi elevado». En este aspecto creen que el proyecto implicaría la cesión o adquisición de la parcela, la eliminación de una pequeña plantación de eucaliptos, la limpieza y acondicionamiento de la zona, así como el estudio, la documentación y el análisis de las figuras y la señalización del enclave.

En opinión de los responsables de este grupo, que preside Luis Leclere, el objetivo de cualquier actuación en este espacio ha de tener como finalidad garantizar la conservación de este bien de interés cultural, facilitar su visualización y el disfrute de vecinos, peregrinos y turistas. El yacimiento fue dado a conocer en 1991 por el aquel entonces director del Instituto Xeográfico Nacional en A Coruña, Modesto García Quintáns, ahora jubilado. Iba con sus compañeros de la peña de caza de Buxantes. Francisco Javier Costas Goberna, Pablo Novoa Álvarez y José María Albo Morán fueron los primeros en estudiarlo y destacaron la importancia de esta panoplia y destacan su extrañeza por encontrar un conjunto de estas características en la Galicia septentrional y la Costa da Morte.

Pilas naturales

¿Pero qué es lo que hay en O Fragoso? En el lado oriental de una gran roca coronada por gran cantidad de pilas naturales creadas por la erosión se encuentran dos paneles de grabados que representan armas prehistóricas. Hay dos espadas cortas, cuatro alabardas y también varios diseños triangulares que los especialistas califican como «escutiformes», aunque también hay quien ve en ellas posibles máscaras, representaciones antropomórficas sacralizadas o estandartes. En la parte inferior de la piedra (de 36 metros de largo por 10 de ancho) está el segundo panel, de unos tres metros cuadrados, en el que figuran dos alabardas, un segundo puñal y una tercera alabarda más pequeña. A la derecha hay una cuarta. Entre unos y otros hay varias cruces, evidentemente muy posteriores a las líneas rupestres. El conjunto está cerca del Alto do Fragoso, al lado del viejo Camino Real, ahora vía xacobea a Fisterra y Muxía, en un paraje excepcional.

Votación
9 votos
Comentarios