La Fundación Man denuncia un trato desigual de la Xunta en su tramitación e inscripción


carballo/la voz. 18/12/2010 02:00 h

A punto de cumplirse dos años de la primera escritura pública de constitución de la Fundación Man (fechada el 28 de diciembre del 2008, coincidiendo con el sexto aniversario de la muerte de Manfred Gnädinger), los responsables de la entidad han hecho balance del largo periplo recorrido hasta lograr que la Xunta la reconociese como entidad de interés gallego -hace solo un mes- y han concluido con un juicio muy negativo de la actuación del Ejecutivo autonómico.

Así, en el informe que hoy mismo presentarán durante la celebración del tercer encontro de artistas de Camelle, desde la fundación con sede en Camelle explican que estos casi dos años contrastan de forma notable con el tiempo que necesitaron otras entidades para completar el mismo camino y acusan a la Xunta de plantearle una exigencias desproporcionadas. «Hablamos, por ejemplo -explican- de tasar el legado artístico de Man en números exactos, cuando nunca había salido a subasta, y, además, una obra de arte es dificilísimo tasarla en un precio determinado».

También relatan que, durante este tiempo, los cambios legislativos les obligaron a firmar una nueva escritura para adaptarse al modelo oficial y que, aunque hubo diversas conversaciones con la Xunta, no hubo más requerimientos por escrito, pero sí filtraciones en Internet de datos sobre el seguimiento de la documentación «que ni la propia Fundación sabía».

Este «tira y afloja» se tradujo en que durante este tiempo otras entidades que comenzaron su tramitación mucho más tarde la hayan podido completar con antelación. Así, según precisan desde Camelle, la Fundación para el Deporte, la Cultura y la Innovación de Galicia (Gadesport) recibió el visto bueno autonómico en 5 meses y 20 días; Ecomaia, en 4 e, incluso hubo quien precisó solo 2, como Cipri Gomes y la Fundación Puerto de Vigo. En el caso de esta última, a pesar de que tuvo que realizar dos escrituras públicas, al igual que la de Man.

Las trabas para hacer realidad la entidad ideada para preservar el legado del Alemán de Camelle se han repetido también a la hora de solicitar ayudas y subvenciones para comenzar a realizar actividades. Tanto los ministerios de Cultura, como de Asuntos Exteriores y Cooperación, y de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino le denegaron sendas peticiones.

Igual suerte corrieron varias solicitudes remitidas a la Xunta con cargo a un programa anual de cooperación y en el caso de la del presente ejercicio por solo una décima (la propuesta logró una puntuación de 24,9 y precisaba de 25).

Solo la Diputación ha aprobado varias ayudas para la Fundación Man, aunque no han sido cobradas todavía, y sus llamamientos a otras entidades similares tampoco han tenido la respuesta esperada. Paideia, Galiza Sempre, Barrié Obra Social Caixanova, Amancio Ortega y la Obra Social Caja Madrid no contestaron a sus requerimientos y en el caso de Caixa Galicia y La Caixa hubo «buenas palabras, pero nada más».

Trabajo realizado

Pese a ello, desde Camelle explican que el grupo de voluntarios formado durante este tiempo les ha permitido realizar numerosas actividades, atender a los turistas en el museo y la Casa da Cultura, traducir parte de la obra escrita de Man e inventariar un buen número de fotografías y negativos, así como editar diversos folletos y organizar varias exposiciones.

Votación
0 votos