El festival de Cine de Ourense rompe con la imagen excéntrica de Man


carballo/la voz. 09/10/2010 02:00 h

Los asistentes al Festival de Cine de Ourense, que se clausura hoy, fueron testigos del estreno del documental Manfred, o home sen paz , un trabajo dirigido por Simón Vázquez, que se encargó de abrir el ciclo de proyecciones y que resalta la cara artística de Manfred Gnädinger, el alemán de Camelle. La película, según explicó su creador, «racha coa imaxe que tiña de raro, tolo e excéntrico, descubrindo que detrás do seu radical xeito de vida estaba un home atormentado, que buscaba o seu lugar vital na arte, da que queda a súa testemuña no espazo artístico que el denominaba museo, así como en numerosos cadros espallados por Europa».

El documental, que ayer fue proyectado de nuevo, recuerda que Man fue el primer introductor en Galicia de la revolución estética de finales de los cincuenta y principios de los sesenta que dio lugar a movimientos como el land art, arte povera y environment art, «nos que bebía a súa inspiración».

La cinta pone de manifiesto, además, que para entender la figura de Man como artista no basta con observar su obra, sino que detrás hay un pensamiento, una filosofía, «unha maneira de vivir». Manfred, o home sen paz narra todo lo que ocurrió en la vida del alemán desde 1961, año en el que decidió instalarse en Camelle. «Neste recuncho da Costa da Morte creou unha interrelación co medio, coa natureza e logrou un auténtico refuxio, un mundo propio onde desenvolver a súa arte», explican los guionistas, Simón Vázquez y David Formoso.

Votación
1 votos