Los responsables del museo Man acabaron de traducir los documentos personales y oficiales del Alemán


12/07/2009 02:00 h

La documentación que guardaba Manfred Gnädinger en su artística chabola no deja de sorprender. Traducida ya, los responsables del museo y fundación Man de Camelle hicieron público ayer que el Alemán escribió en 1973 al canciller germano Willy Brandt para que adelantase una iniciativa mundial para firmar la paz y le proponía que tuviese mano dura con los secuestradores de la Baader-Meinhof.

La gerente de la Fundación Man, Sabela Mariñas García, informó ayer de que ya está concluida la fase consistente en descifrar las cartas personales y oficiales de Man, así como todos los documentos del artista y aquellos otros de carácter oficial que le pertenecían. Según indica, Man escribió al menos en tres ocasiones a la Cancillería sobre el terrorismo y la violencia.

Las misivas enviadas a los jefes del Gobierno germano son de los años 70. Una de ellas es de 13 de diciembre de 1973. Dos años después envió otra. La carta no fue localizada, pero sí la respuesta, que es del 10 de abril de 1975, que deja entrever que Man no estaba de acuerdo con la postura del Ejecutivo alemán de soltar seis presos del movimiento terrorista 2 de Julio a cambio de la libertad del candidato de la Democracia Cristiana (CDU) a la alcaldía de Berlín, Peter Lorenz, que estaba secuestrado.

Secuestradores

El 30 de octubre del 77, el Alemán pedía de nuevo al canciller, en este caso Helmut Schmidt, mano dura con los secuestradores de la Fracción del Ejército Rojo (RAF).

«Parece mentira que el eremita de la Costa da Morte se preocupara de semejantes temas», escribe Sabela Mariñas, quien cree que estos escritos permiten descubrir a un Man contradictorio, «por una parte místico y, por la otra, tremendamente terrenal».

Votación
4 votos