OBRAS PEndientes

O Salnés no sufre falta de agua gracias a las mejoras en la redplan Auga

Obras en la planta del Umia permitieron ampliar la capacidad de bombeo un 20%

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

El verano pasado por estas fechas, el riesgo de padecer cortes en el suministro de agua pendía como una espada de Damocles sobre los concellos de O Salnés. Este año no ha habido ese problema y una vez pasado el 15 de agosto -se considera el momento más crítico debido a que coincide con la época de mayor consumo de agua- no parece que vaya a empeorar la situación.

Esto es así, primero, porque el río Umia lleva agua suficiente y, en segundo lugar, porque la Mancomunidade do Salnés dispone ahora de mejor infraestructura que hace un año. En concreto, ha ganado capacidad para bombear el agua que capta del río en un 20%. Esto es, de poder coger 1.206 metros cúbicos a la hora ha pasado a un máximo de 1.512 metros cúbicos.

Teniendo en cuenta que la media de caudales suministrados en el mes de julio es de 23.500 metros cúbicos al día, el bombeo está funcionando a un 64% de su capacidad, según los datos suministrados por la empresa concesionaria del servicio, Aquagest.

La demanda de agua aumenta considerablemente en verano debido a que la comarca recibe a miles de visitantes que multiplican las poblaciones. La red de la mancomunidad abastece a los nueve municipios que la conforman -Cambados, O Grove, Vilanova, A Illa de Arousa, Ribadumia, Meis, Meaño, Sanxenxo y Vilagarcía-, aunque a los dos últimos en menor medida que al resto dado que tienen captaciones alternativas.

El abastecimiento de la mancomunidad recibe el agua del río Umia, a unos 200 metros río arriba de Ponte Arnelas, a través de una estación de bombeo dotada de tres grupos electrobombas. El agua entra por gravedad hasta un depósito desde donde es bombeada hasta Treviscoso, y desde allí se reparte a todos los concellos a través de cinco conducciones.

Con los picos de consumo de agosto, la capacidad de bombeo estuvo casi al límite el año pasado, lo que llevó a la Xunta a agilizar la contratación de las obras para mejorar las instalaciones, con una inversión de 235.000 euros. Se reforzó la cimentación de la planta, se acometió la reforma en los cuadros eléctricos y el cableado y la ventilación, se sustituyó una de las bombas y se instalaron nuevos dispositivos como válvulas y registradores de caudal y presión.

La Consellería de Medio Ambiente anunciaba que estas obras iban a ser la solución a los problemas de abastecimiento de O Salnés y, de momento, así ha sido. No solo no ha habido cortes sino que tampoco ha sido necesario que los concellos adoptasen medidas preventivas como las de agosto del 2010. Entonces se prohibió el riego con agua de la traída de parques y jardines, el baldeo de calles, el llenado de piscinas, se cerró el grifo de fuentes y lavaderos públicos y se cortó el suministro a las duchas de las playas, algo que siguen haciendo en O Grove dentro de su política de ahorro de agua. Pero ni siquiera en tierras mecas, donde primero se resentían siempre de la falta de suministro, han sufrido hasta ahora problema alguno en este terreno.

Las obras para ampliar la capacidad de bombeo forman parte del Plan Auga, en el que se inscriben varias actuaciones para mejorar el suministro para O Salnés. Quedan pendientes las ampliaciones de las dos estaciones de tratamiento de agua potable, de la mancomunidad y de Vilagarcía, y la construcción de catorce nuevos depósitos, con una capacidad de 41.000 metros cúbicos.