Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

Misterioso accidente de tráfico en Aguiño

El motor de un coche salió volando tras chocar con un poste eléctrico. Tráfico investiga si la mujer que aseguró ser las conductora iba en el coche o eran dos varones que se habrían dado a la fuga

ribeira / la voz, 02 de enero de 2016. Actualizado a las 14:18 h. 23

0
0
0
0

La Guardia Civil de Tráfico abrió una investigación para aclarar si una vecina del municipio coruñés de Ribeira se hizo pasar por la conductora de un coche que protagonizó un espectacular accidente que tuvo lugar a las 01.30 horas de ayer en la localidad de Aguiño, parroquia del mismo ayuntamiento.

Los agentes sospecharon de la mujer desde el inicio por varios motivos. El primero, y más evidente, es que no presentaba ninguna lesión ni herida a pesar de la brutalidad del siniestro, que provocó que el motor saltase por los aires hasta quedar tirado sobre la calzada. Y es que el turismo, de la marca Volvo y modelo S40, arrancó un poste de cemento del tendido eléctrico con bastante grosor para luego chocar contra la fachada de una casa y acabar saliendo despedido hasta quedar en el medio del vial (DP-7307) a unos 15 metros del citado inmueble.

La tesis que manejan los investigadores es que en el turismo, realmente, viajaban dos jóvenes de Ribeira y que la mujer que se identificó como la conductora es madre de uno de ellos y se indaga si su hijo era el que conducía o iba de copiloto. Es más, según parece, desde que tuvo lugar el siniestro hasta que la mujer se identificó como la ocupante del vehículo, pasaron unos cuantos minutos. Las fuentes consultadas ayer aseguraban que resulta muy difícil de creer que alguien que se viera implicado en un siniestro de esta magnitud no resultase herido, aunque sea de forma leve. Aún así, la mujer, y según las mismas fuentes, solicitó a la ambulancia del 061 que se desplazó hasta el lugar de los hechos que la trasladase al hospital de Barbanza para ser examinada.

Lo que parece evidente es que el coche, en el momento del siniestro, circulaba a gran velocidad. Solo así se explica que la conductora, o conductor, perdiera el control del vehículo en una recta iluminada con velocidad limitada a 70 kilómetros por hora y, lejos de frenar o provocar un choque sin mayores consecuencias, derrapase unos 15 metros antes de causar un reguero de incidencias. Ayer, ya en frío, el propietario de la casa, que prefería no dar su nombre, explicaba que él y su mujer estaban ya en la cama cuando oyeron un fuerte ruido: «Fue como si explotase una bomba. Tiró el muro y hundió la puerta principal antes de salir despedido. Lo raro es que no le pasase nada a la señora que dijo ser la conductora». Además, el coche reventó una caja del registro de gas que obligó a movilizar a los bomberos y evacuar la casa.

A medida que pasaban las horas, y que la noticia fue ganando peso en las redes sociales, uno de los sospechosos de ir en el coche en el momento del siniestro, y que es hijo de la señora que se identificó ante la Guardia Civil de Tráfico como la ocupante del vehículo, hizo comentarios en su perfil de Facebook en los que no negaba que viajara en el turismo mientras diferentes personas allegadas a él se interesaban por su estado de salud. Es más, no dudó en enlazar el vídeo del accidente que se colgó en la web de La Voz. 

Temas relacionados

Publicidad

Comentarios 0