Santa Cristina de Cobres quiere criar «porco celta»

La directiva propondrá a la Comunidade de Montes reservar parte del monte do Cabalo para acoger 50 ó 60 ejemplares

Ejemplares de «porco celta» en Portonovo con su criador, Antonio Bermúdez.
Ejemplares de «porco celta» en Portonovo con su criador, Antonio Bermúdez.

vilaboa / la voz

Santa Cristina de Cobres está a punto de rendirse ante el porco celta. Y no es para menos, teniendo en cuenta que todo son ventajas. Al menos, ese es el planteamiento inicial que la junta rectora de la Comunidade de Montes presentará a los miembros del colectivo en la reunión informativa que se celebrará el próximo día 15 y que presidirá el coordinador xeral de la Asociación de Gando Porcino Celta (Asoporcel), José Antonio Carril.

Esta será la convocatoria previa a la asamblea que tendrá lugar el 1 de febrero, en el que la directiva propondrá a los comuneros habilitar parte del monte do Cabalo para esta cría.

La idea sería montar inicialmente «unhas instalacións para acoller a 50 ou 60 animais que terían a súa disposición unhas 10 hectáreas de monte, arborado principalmente de castiñeiros», según adelantó el presidente de los comuneros, César Blanco. Esta elección dará, además, a los terrenos, «un valor engadido ao prezo final da carne de porco celta, un producto con gran rendemento económico grazas á súa excelente calidade, apreciada tanto dentro como fóra de Galicia», añadió.

Esta construcción no perjudicaría, matizó, a los miembros del colectivo, ya que el perímetro de las diez hectáreas, «aínda que estaría pechado cun valado cinexético, permitiría o paso libre aos comuneiros para facer aproveitamento das castañas como se ven facendo habitualmente».

Siguen las ventajas: «As instalacións totalmente automatizadas non precisan de mantemento por parte de persoal, xa que se xestionan mediante unha aplicación para teléfonos móbiles, e os animais están controlados en todo momento por videovixiancia e incluso colares GPS nos líderes dos distintos grupos que se formen», adelantó Blanco.

Los directivos de la comunidad ya acudieron a finales del mes pasado a un criadero de estas características en la parroquia de Nebra, en el municipio coruñés de Porto do Son.

Allí, explicó, pudieron comprobar de primera mano cómo el sistema empleado, «totalmente automatizado, prepara os animais para que durante o día anden polo monte libremente, pero a unha hora determinada regresen ao recinto pechado onde pernoctan e están controlados mediante cámaras de vixiancia».

«O proxecto baséase no aproveitamento da cría en extensivo destes animais, como axuda aos traballos de silvicultura, xa que controlan o crecemento da matogueira no monte», concluyó el responsable de la Comunidade de Montes de Santa Cristina de Cobres.

Votación
0 votos