Las mejores vistas de O Touro también miran hacia el futuro

Tras la última actuación del taller de empleo Tahume 3, el lugar luce un nuevo aspecto, al que se sumarán próximas mejoras del Concello

$tituloImg.$pieImg

ribeira / la voz 21/03/2017 05:00 h

La zona de O Touro y todo su entorno se ha convertido en los últimos años en un espacio en el punto de mira de importantes inversiones del Concello de Ribeira a través de la creación del paseo marítimo. No obstante, hay un punto que fue quedando desplazado, hasta la reciente actuación del taller formativo Tahume 3 para desempleados. Se trata del mirador de Fontán.

En esta área compuesta por un parque infantil y una zona verde, con acceso privilegiado a las vistas de la ría de Arousa, las últimas mejoras han llegado en materia de acondicionamiento de las partes ajardinadas. En ese sentido, los alumnos trabajadores se encargaron del desbroce de maleza y retirada de algunos pinos que amenazaban la integridad de un muro de contención. Una labor necesaria, ya que la vegetación campaba a sus anchas.

Las otras mejoras pasaron por la eliminación de restos de mobiliario urbano que había sido destruido por el vandalismo, como anclajes de papeleras y bancos, o los propios asientos y cubos de basura que estaban demasiado deteriorados. Asimismo, se limpió toda la cuneta localizada frente a la valla del mirador, que acumulaba importantes restos de desperdicios.

También se ha apostado por la plantación de numerosos árboles, de especies autóctonas, en la zona anexa al parque infantil. La intención es la de dotar al lugar de un área de sombra que acompañe a las creación de un merendero destinado a sustituir el punto de juegos.

Obras pendientes

A pesar de las mejoras realizadas, todavía quedan asuntos pendientes que se concentran en el parque infantil. Si en el pasado se optó por la reparación de su vallado perimetral, algunas atracciones continúan deterioradas por la acción vandálica y el desgaste que ha oxidado las partes metálicas, así como el pavimento protector de caucho que tiene losetas sueltas o que han sido arrancadas.

Dos vecinas de esta zona y del barrio de Bandaorrío indicaron que el proyecto de mejora iniciado les agrada, ya que desde hace un año habían dejado de acudir asiduamente al mirador de Fontán por la situación de deterioro que se vivía. «Antes veníamos a pasear el perro y nos quedábamos a comer, pero llegó un momento en que no teníamos donde tirar la basura o sentarnos», explicaron las ribeirenses, añadiendo que han sido testigos de escenas preocupantes para la seguridad ciudadana, por un hipotético tráfico de drogas.

El Concello de Ribeira tiene proyectada la colocación de nuevos asientos de piedra en el mirador y mesas compuestas por una única pieza que combine banco y tabla en el parque, con la intención de ponerle las cosas más difíciles a los visitantes incívicos.

Votación
4 votos
Comentarios