Vecinos de Boiro piden que se investigue la situación de A Pedra da Bouza

La roca, que tiene grabados varios petroglifos, estaba erguida en una finca del lugar de Seán, en Abanqueiro

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.
La piedra, que tiene una considerable envergadura, permanece tirada en el suelo desde hace años.
La piedra, que tiene una considerable envergadura, permanece tirada en el suelo desde hace años.

Uno de los elementos que caracterizan a la comarca barbanzana es la cantidad de recursos patrimoniales con los que cuenta, aunque muchos de ellos se van perdiendo con el paso de los años. Ya sea por falta de protección o desconocimiento, el caso es que son muchos los ejemplos de piezas de valor arqueológico y cultural que acaban hechos polvo. Uno de ellos está en Boiro, concretamente en el lugar de Seán. Se trata de A Pedra da Bouza, una gran losa con petroglifos grabados que, durante años, lució en el lugar colocada en posición vertical y que un buen día «desapareció». Ahora, un grupo de personas reclama que Patrimonio y el Concello de Boiro abran una investigación para determinar qué fue lo que pasó.

En realidad, aunque es difícil encontrarla, la piedra sigue en el mismo punto, lo que ocurre es que está tirada en el suelo. Nadie sabe por qué acabó tumbada, pero quienes conocen el lugar indican que sigue allí, aunque cubierta por la maleza. Además, la cara en la que están grabados los petroglifos -una serie de círculos concéntricos- está hacia abajo, de manera que los dibujos no pueden apreciarse.

Dicen quienes reclaman que se investigue el estado en el que se encuentra la piedra y que se recupere para colocarla «nun lugar digno e protexido» que, por su singular condición, «poida que fose utilizada polos nosos remotos antepasados como lugar de adoración en cerimonias sagradas ou incluso enterramentos».

Desde hace años

Estos ciudadanos denuncian la «dramática situación» en la que se encuentra «o lugar onde un día se ergueu A Pedra da Bouza, sen que ninguén sinta a súa desaparición». Esta situación no es nueva y, de hecho, hace años que la losa dejó de lucir al lado de un camino de Seán, pero lo que se intenta es crear conciencia de la importancia de proteger el patrimonio barbanzano: «É unha pedra impresionante, e un bo día desaparece e ninguén di nada, ninguén pregunta por ela».

En este sentido, se reclama también que se actualice el inventario de bienes histórico-artísticos para facilitar la conservación de estos elementos: «Hai que facer unhas cartas arqueolóxicas para saber o que temos e onde está, porque se non é imposible protexelo».

«Evitar expolios»

Aunque la petición se dirige en concreto al Concello de Boiro, con el objetivo de recuperar A Pedra da Bouza, o Pedra Boullosa, como también se conoce en la zona, se hace extensiva a «todos os responsables de custodiar o noso legado histórico na comarca de Barbanza», según explica el investigador Domingo Regueira en un escrito, «co fin de evitar espolios e marchantismos a mans de patáns e pseudosanticuaristas que nos están deixando sen reloxos de son, sen cruceiros, sen muíños. En xeral, sen historia».