El turismo como valor en auge

El número de plazas hoteleras se ha incrementado notablemente en los últimos tres años

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

Muchos y diversos son los retos que Muros tiene por delante. El principal es evitar el éxodo poblacional que padece desde hace más de un lustro. Conseguirlo es una tarea difícil que pasa por la creación de empleo, de forma que las familias jóvenes se establezcan en el municipio en vez de abandonarlo. En este ámbito, el turismo, dadas las grandes potencialidades de la geografía muradana, constituye una de las alternativas, que no pasan desapercibidas para los empresarios ni para el propio Ayuntamiento.

La mejor prueba de que el sector turístico avanza en Muros es el hecho de que en los tres últimos años el número de plazas hoteleras ha pasado de medio centenar a más de trescientas, la inmensa mayoría de ellas en pensiones. A esto hay que añadir las cerca de 700 plazas existentes en los cámpings.

Posiblemente, una de las mayores carencias en este campo es el escaso número de casas de turismo rural, solo tres, una cantidad reducida si se tiene en cuenta el potencial paisajístico y de ocio de los núcleos que forman el término muradano.

Aumento de los visitantes

La construcción de la variante de Outes ha contribuido de una forma decidida al impulso turístico. El viaducto de O Engano acerca la localidad a Santiago y a su área de influencia. También vecinos de Santa Comba, Negreira o Mazaricos eligen Muros como lugar de destino para sus escapadas. Desde que la carretera comarcal se adecentó, la afluencia de personas de los municipios de interior próximos es cada vez más habitual.

Louro y su playa, San Francisco, es el principal punto de atracción. El arenal cuenta con la distinción de la bandera azul y Louro posee diversidad de servicios para alojar a los foráneos. Aquí se encuentran tres cámpings, además de otros negocios de hostelería y restauración. No solo turistas gallegos acuden a este lugar, también suelen escogerlo para sus vacaciones ciudadanos de Alemania y de otros países del norte de Europa.

Otro lugar de referencia es la playa de Parameán, en Esteiro, un área urbana que dispone de todas las comodidades para el visitante, entre las que se encuentra una amplia zona de esparcimiento, aparcamientos y otros servicios.

A todo esto hay que sumar otro importante atractivo, como es el casco histórico, en el que se han hecho inversiones en los últimos tiempos con el propósito de dar mayor realce a un conjunto que conserva la esencia de la cultura tradicional.

La riqueza pesquera del término y la excelente calidad de los productos del mar también está siendo aprovechada por los hosteleros. El nivel de profesionalización va en aumento y los empresarios han acometido trabajos de restauración en sus locales con el propósito de expandir su fama y ganar cada vez mayor número de clientes. Se busca la innovación en las ofertas culinarias, así como la utilización productos autóctonos.

Sin embargo, y aunque cada vez son mayores las escapadas en jornadas festivas, el turismo que recala en Muros sigue estando muy vinculado a la etapa estival, un aspecto que intenta subsanarse.

El paseo marítimo ha cobrado realce y es un punto de encuentro para vecinos y visitantes FOTO