La residencia Divina Pastora celebra sus 100 años de vida

Seis de los alcaldes que tuvo Vilagarcía acudieron a un acto en el que se abogó por el cuidado a los mayores

.

VILAGARCÍA / LA VOZ

«Cien años de pisadas silenciosas, cien años de trabajo incansable...». Con esta voz en off comienza el vídeo que se proyectó ayer en la residencia Divina Pastora de Vilagarcía. Se trata de un vídeo especial: con el que celebran los cien años que las Religiosas Franciscanas Misioneras do Divino Pastor llevan en Vilagarcía. Empezaron a hacerse cargo de la residencia de ancianos cuando todavía no tenía forma. «Se recogía a cualquiera persona desamparada, de hecho, había muchos jóvenes», recuerda la Madre Adela en el vídeo. En ese viaje en el tiempo que se mostró ayer a los asistentes a la celebración, la Madre Teresa recordó que empezaron atendiendo a 18 hombres y 33 mujeres. Desde entonces, «creo que hemos mejorado mucho». En esta ocasión habla la Madre Inmaculada. Lo hace en cuerpo presente y en sustitución de la Madre Generala, que no pudo asistir a la celebración.

Además de hacer un repaso por los cien años en Vilagarcía, se aprovechó la ocasión para echar un vistazo al futuro. «Esperamos que dure mucho tiempo la atención a la personas mayores de la comarca» continúo la Madre Inmaculada. Un deseo compartido por todos presentes, al considerar que «los mayores son, a veces, un colectivo olvidado». Entre los asistentes se encontraban seis de los alcaldes que tuvo Vilagarcía en Democracia: Alberto Varela, Enrique León, Javier Gago, José Luís Rivera Mayo, José Recuna y Agustín Pereira.

Votación
8 votos
Comentarios