el apunte

Lenguas, azafatas y puntos suspensivos

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

La «boutade» de Cholo con el gallego no se sostiene. Al igual que una azafata precisa, en su puesto de trabajo, conocer, respetar y utilizar una serie de idiomas, con mucha mayor razón un cargo público debería conocer, respetar y utilizar las lenguas oficiales del territorio en el que ejerce dicha representación. Quien albergue dudas, puede acudir a la práctica sistemática de alguien tan poco sospechoso de veleidades nacionalistas periféricas como Manuel Fraga. En casa, naturalmente, lo que a cada uno le salga de los puntos suspensivos. Lean, señores ediles, su propia ordenanza de normalización lingüística.