La otra obra de Manolo Paz

El artista edifica en su finca con el fin de abrir la fundación este verano

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.
En la finca de Quintáns (Castrelo), Manolo Paz acaba de construir un edificio para la recepción y servicios de la fundación. Mónica ferreirós

Con más austeridad que la inicialmente prevista, la fundación del escultor Manolo Paz empieza a tomar forma. La placidez de la finca de Quintáns (Castrelo-Cambados), que el artista utiliza como taller y zona de exposición, se ve alterada esta temporada por el ruido de máquinas como consecuencia de la construcción de un pequeño módulo que acogerá la recepción de la fundación, con zona de aseos y taquilla, y unas pasarelas a modo de puentes. Manolo Paz ha decidido tirar para delante con su proyecto, aunque sin alardes. Hace ahora un año parecía que quedaba aparcado porque el escultor anunció que renunciaba a los 21.500 euros que le concedía el Concello de Cambados para iniciar las obras de un museo, pero la fundación es mucho más que ladrillos y cemento.

«A fundación segue aí», explica Paz, pero como necesita un espacio físico para desarrollar su actividad, optó por dotar la finca de la infraestructura mínima de modo que en verano pueda ser visitada por el gran público. Hoy ya lo es, siempre y cuando coincida que el escultor está por allí o previo aviso para concertar una visita a este paraje natural, jalonado con los granitos esculpidos por Manolo Paz y con vistas a la ensenada de A Toxa. Es un lugar idílico que el escultor quiere convertir, además, en punto de encuentro para artistas de distintas disciplinas y escenario de actividades culturales de ámbito nacional «e de interese internacional», matiza. Y es que el arte no tiene fronteras, y eso lo sabe bien este cambadés cuyo trabajo ha viajado ya por el mundo adelante. Pero nada es gratis. Las obras tienen un coste y para financiarlas, Manolo Paz cuenta con una ayuda con cargo a los fondos de Agader y el compromiso de apoyo económico del Concello y la Diputación de Pontevedra. Para entrar a la fundación habrá que pagar una entrada, lo cual contribuirá a amortizar la inversión.

La inauguración de las nuevas instalaciones está prevista para el verano. Entre tanto, en la Praza do Concello se ha colocado ya un cartel anunciando la Fundación Manolo Paz.