La petición de ayudas para cuidar a mayores en casa se multiplican

La elevada demanda contrasta con los recortes en servicios sociales

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

El número de personas mayores crece en Galicia -en la actualidad hay más de 555.000 de más de 65 años en una de las comunidades más envejecidas-, y desde hace años, esa situación preocupa no solo por sus consecuencias económicas, sino también por las sociales. Hasta la llegada de la crisis, el principal problema para las familias era hacerse cargo de los cuidados de los mayores, sobre todo de los dependientes, porque esa dedicación era incompatible con sus trabajos. Por eso las residencias de ancianos eran, hasta hace nada, un negocio floreciente.

Pero ahora los hijos y los nietos se quedan en el paro y cada vez les es más difícil hacerse cargo de la paga de la residencia. No solo eso, sino que, como ya se está viendo en la comarca, algunas familias optan por llevarse a los ancianos a casa para cuidarlos ellos y así beneficiarse de la pensión del mayor.

Por eso algunas familias renuncian a la plaza concedida en un asilo y piden a cambio ayudas para cuidar al mayor en casa. Son las prestaciones a la libranza -un sueldo que percibe el cuidador no profesional-, y cada vez hay más solicitudes. Lo que ocurre es que esa demanda choca con los recortes en los servicios sociales decretados tanto por la Xunta como por el Gobierno central, que carecen de fondos para financiar la polémica Ley de Dependencia.

En la residencia Geriatros de Ribadumia hay en la actualidad unas veinte plazas libres. mónica irago