Vilagarcía celebra, 201 años después, su independencia de los franceses

Ciudadanos y autoridades rinden un nuevo tributo a este pasaje histórico en el penúltimo día de las fiestas de Santa Rita


Los actos del bicentenario de la Guerra de la Independencia volvieron a ser ayer el centro de todas las miradas en Vilagarcía. Actos, recreaciones, salvas e izado de banderas sirvieron para ambientar y conmemorar lo que en 1808 ocurrió en esta tierra. Por aquel entonces, en un período de enfrentamientos en toda Europa y con el emperador francés Napoleón Bonaparte manejando los hilos de su imperio, los vilagarcianos se erigieron ante las tropas galas. Hoy en día, se cumplen realmente 201 años de aquel 12 de mayo de 1808, fecha en el que el pueblo decidió sublevarse y plantarle cara al ejército invasor, justo en el lugar donde ahora se le siguen brindando honores a los caídos y a su legado.

En los actos centrales de homenaje a aquel pasaje histórico participaron gran parte de los concejales de Ravella -tanto del equipo de gobierno como de la oposición- y a ellos se unieron otras personalidades como Jean-Baptiste Chassin, cónsul de Francia en Vigo, el canciller del consulado de Portugal, Octavio Lima o Antón Louro, el delegado del Gobierno en Galicia. Además, no faltaron a la cita los ex alcaldes en la historia reciente de la ciudad.

Recreadores de los ejércitos

Los actos comenzaron con el concierto de la banda de música de la Escuela Naval Militar de Marín en los jardines de Ravella. Antes de que llegase el mediodía, las inmediaciones de la casa consistorial estaban plagadas de curiosos y de recreadores de los actos propios de este homenaje a la Independencia.

Así, todas las nacionalidades que en aquel momento tuvieron protagonismo fueron recordadas e interpretadas. Tras la aparición de las autoridades, la comitiva emprendió su marcha rumbo a la plaza de la Independencia, donde al pie del monumento que recuerda este pasaje se procedió con el grueso de actos del programa.

La alcaldesa de Vilagarcía, Dolores García, basó su discurso en «el hecho que marcó, para bien y para mal, el devenir histórico» de la localidad destacando que se pagó «un alto precio aunque no cabe duda de que el esfuerzo valió la pena». El que también tomó la palabra fue Antón Louro, que hizo hincapié en la importancia de aquella fecha y en la felicitación al pueblo arousano por haberse sublevado.

En ese solemne marco se realizó una ofrenda floral ante el monumento que recuerda el episodio homenajeado y se procedió al izado de las cuatro banderas de las naciones implicadas en este pasaje: Portugal, Inglaterra, Francia y España. Los acordes de la banda hicieron sonar los himnos de estos cuatro países y a ritmo de salvas se honró a los que lucharon y murieron.

Al margen de estos festejos, el Concello acaba de publicar la segunda edición del libro Vilagarcía de Arousa na Guerra de Independencia. Se pretende así cubrir la demanda de la primera tirada de ejemplares, que se agotó en pocas semanas. Ahora, habrá otro millar de libros en el mercado, al precio de 3 euros, que podrán ser adquiridos en la concejalía de Cultura.

Votación
1 votos