• Primer caso de «Whatsappitis»

    Así ha bautizado una revista médica británica a la tendinitis sufrida por una mujer después de estar usando la aplicación de mensajería durante seis horas seguidas

    Europa Press Madrid.

    Usar sin parar el Whatsapp puede no ser beneficioso para la salud. Y, si no, que se lo digan a una mujer de 34 años embarazada de 27 semanas a la que le ha sido diagnosticada una enfermedad similar a una tendinitis después de contestar a sus contactos a través de la aplicación de mensajería.

    Según lo publicado en la revista The Lancet, la mujer acababa de terminar una guardia el 24 de diciembre en el hospital donde trabaja cuando notó un fuerte dolor en su muñeca. Al llegar a casa y ver todas las felicitaciones navideñas en su móvil, decidió contestar a cada una de ellas en lugar de descansar el dolor de muñeca. Tras pasar 6 horas enviando Whatsapps, comenzó a sentir dolor en el dedo pulgar.

    Los médicos que la atendieron diagnosticaron una tendinitis que se había producido por sujetar su teléfono durante más de seis horas seguidas, los que podría llamarse el primer caso de «WhatsAppitis», tal y como lo ha denominado la revista The Lancet.

    Los médicos, además de algunos antiinflamatorios, le prohibieron utilizar su teléfono móvil, consejo que no siguió la paciente, que volvió a sufrir dolores tras enviar nuevos mensajes a través de Whatsapp el 31 de diciembre.

    Este caso hace plantearse la adicción de muchas personas a los teléfonos móviles o a los servicios de mensajería instantánea como Whatsapp. Otros casos han sido detectados con relación a las nuevas tecnologías, como la alteración de la postura y el equilibrio en las personas que utilizan el teléfono mientras caminan.