• Marineda incorpora drones para vigilar sus instalaciones

    El centro comercial acogió ayer la exhibición del primer dispositivo de vuelo autónomo en espacios interiores

    noelia silvosa a coruña / la voz.

    Los pasillos de Marineda City estarán muy pronto vigilados por tierra y aire. Así, el equipo de Prosegur, que hasta ahora estaba formado por sus agentes y un centro de control, se sumarán drones tanto dentro como fuera del centro comercial para realizar labores de vigilancia. La primera exhibición de dichos dispositivos tuvo lugar en la mañana de ayer. Las cabezas de clientes y empleados se volvían para arriba a medida que se acercaban a los nuevos vigilantes voladores, ignorando que estaban siendo testigos del estreno del primer dron de vigilancia de vuelo autónomo en interiores de España.

    Este dron pionero y otro diseñado para recorridos exteriores forman parte de un proyecto liderado por Prosegur en colaboración con Aeromedia, FMIC y la start up coruñesa Avansig que logró llevarse el Premio a la Innovación Cluster TIC 2015. Un galardón que sirvió de impulso para llegar al momento actual: su puesta real en funcionamiento para reforzar las medidas de seguridad con las que ya cuenta Marineda City. José Caride, director de Tecnología de Prosegur, explica que el dron que utilizarán en los interiores es una joya. «Funciona guiado por un algoritmo de posicionamiento basado en sensores de altura y tiene un escáner láser que le permite reconocer el entorno y ser capaz de detectar obstáculos y superarlos», indica.

    Pero esto no es lo único que puede hacer este dispositivo diseñado específicamente para surcar los recovecos del centro comercial. «Se le indican los puntos que tiene que vigilar programándole una ronda y puede localizar intrusiones», apunta Caride. Los ojos del dron son, en definitiva, los de los vigilantes. De hecho, el personal visualiza todo lo que se graba a través de una app que simula un centro de control y en la que todo queda registrado.

    Sus cámaras no se limitan a efectuar la grabación tradicional. El dron cuenta además con cámaras térmicas e infrarrojas preparadas para detectar cuerpos en función de su temperatura que serían invisibles de otra forma para el ojo humano. Queda claro que sí, que este dron es una joya. Pero, ¿cuánto cuesta? «Unos veinte mil euros, aunque puede ser más dependiendo de los equipos que se le van incorporando. Por ejemplo, la cámara térmica es de unos dos mil euros, al igual que el escáner láser», precisa el director de Tecnología de la empresa de vigilancia. No obstante, no todo va a ser vigilar el interior. Para la zona externa se exhibió también un dron pensado para recepciones o eventos que conlleven la supervisión de lo que se encuentra al otro lado de la puerta. Eso sí, echar el vuelo en estos casos no es tan sencillo, puesto que lo tiene que permitir el espacio aéreo y el dispositivo ha de estar dirigido por un piloto homologado.

    En ello está Prosegur, que ya está formando a algunos de sus empleados para que puedan pilotarlo llegado el momento. El inconveniente es el habitual en este tipo de tecnologías: la autonomía. Por el momento, solo dura entre quince y veinte minutos y necesitan una hora de carga. Ese sigue siendo su caballo de batalla.

    Ver Comentarios