• Teresa Rico cocina el momento más dulce

    Su pasión por la cocina, que viene de su infancia en Cuba, la llevó a dejar de dormir para hacer tartas. Los postres de Teresa Rico han llegado al «Vogue». Y conquistado a «Casilda se casa». ¿Saben la receta?

    Ana Abelenda

    Teresa Rico se vino de Cuba con 6 años y en la maleta se trajo la infancia. El sabor de ese tiempo es, para ella, el del tocinillo. «Hoy puedo hacerlo con los ojos cerrados», asegura la autora del blog Un momento dulce. Entre sus especialidades están (pasen y vean, amplia es la carta en la Red) desde un bacalao confitado hasta bizcocho de manzanas caramelizadas o empanada de pulpo con masa semihojaldrada.

    Pero en tartas la creadora de Un momento dulce es lo más. En cuanto al tocinillo, no tuerzan el gesto. Teresa asegura que el suyo es especial. ¡Será entonces con razón tocinillo de cielo! ¿Merecerá por una vez ese apellido? «Bueno... Quienes lo prueban llegan a cerrar los ojos». Eso es gustar.

     El dulce ha sido para ella siempre una pasión. Teresa Rico es de las que saborean el placer grande del «trozo pequeño». En cambio, sus tartas se multiplican, ganan pisos y nos tientan por Internet y por WhatsApp. A mí solo de verlas me engorda la moral. «¡Tengo hartas a las amigas y vecinas! Es que yo no me lo puedo comer todo...», confiesa ella con sentido del humor. Este afán de crear momentos dulces le ha quitado horas, y hasta el sueño. «Siempre me gustó la cocina. Dejé de dormir por hacer tartas. Hace años, cuando trabajaba en contabilidad, ya le dedicaba mucho tiempo. Pero entre los dos niños, el trabajo y esto, compaginarlo era imposible».

    Mimo y esfuerzo tuvieron premio. El primero llegó en el 2009, pero el sabor de su éxito sigue en boca. Haciéndola agua. Con sus postres, la bloguera ha ganado varios concursos de El Corte Inglés, el premio a la mejor filloa y se ha convertido en objetivo del Vogue. El blog Casilda se casa sacó a su escaparate las tartas elaboradas por Teresa para un banquete nupcial.

    ¿Quién inspira esos momentos dulces que nos da? «Me inspiro en los míos -comparte Teresa-. A mi hija le encanta el chocolate, a mi hijo los frutos rojos» y a partir de ahí, a lo que se ve, ancha es su manga pastelera para crear y sorprender al comensal. También hace mermeladas y helados caseros («es que no saben igual, lo hecho en casa no tiene nada que ver con lo comprado») y encuentra en los amigos el paladar de confianza que la guía a la hora de acertar. «No me gusta lo extremadamente dulce. Si a una tarta le pongo fruta intento que no lleve azúcar». Ella sabe cómo atacar. Ojo, siempre dulcemente. ¿Y así, quién no querría dejarse vencer? «En la cocina hay dos que ingredientes que no pueden faltar. Cariño y tiempo». ¿Hay más?

    BROWNIE CON FRAMBUESAS 

    Ingredientes

    4 huevos, 230 g de chocolate negro al 53% Chocolate Express Postres, 26 g de cacao de Chocolate Express, 230 g de mantequilla, 100 g de harina, 135 g azúcar blanca, 160 de morena, pizca de sal, una cucharadita de extracto de vainilla.

    Avellanas, nueces, almendras o pistachos y pepitas de chocolate

    Relleno

    500 g pasta de frambuesa (1 kg de frambuesas+350 g de azúcar+20 g de zumo de limón) 5 g de agar agar

    Elaboración

    1. Preparamos la pasta de frambuesas, lavamos y dejamos escurrir las frambuesas, las agregamos a una cazuela con el azúcar y el zumo de limón, cocinamos a fuego lento hasta consumir la mayoría del líquido. Lo pasamos por el pasapurés y después por el chino.

    2. Forramos un molde de 43x29 cm con papel de hornear, barnizado con mantequilla. Tamizamos harina y cacao. En un bol mezclamos los huevos, vainilla, sal y azúcar (sin batir). Derretimos el chocolate y la mantequilla al baño maría, lo incorporamos a los huevos.

    3. Añadimoos a la mezcla la harina y el cacao con movimientos envolventes. Vertemos la masa sobre el molde, esparcimos sobre la superficie los frutos secos y las pepitas de chocolate. Horneamos en el centro del horno a 160º (aproximadamente 12 minutos).

    4. Dejamos enfriar sobre una rejilla y guardamos enfilmado en la nevera (si lo hacemos el día anterior será menos frágil). Dividimos en dos partes iguales nuestro brownie.

    5. Disolvemos el agar-agar en 2/3 cucharadas de agua, lo incorporamos a los 500 gramos de la pasta de frambuesas, cocinamos sin dejar de revolver hasta que llegue a hervir. Dejamos templar un poco y seguimos revolviéndolo.

    Montaje

    Una de las porciones del brownie la colocamos en un aro ajustado a su tamaño, rellenamos con la pasta de frambuesa templada y cubrimos con la otra capa de brownie.

    Dejamos enfriar, enfilmamos y guardamos en la nevera para que cuaje perfectamente la capa de frambuesa. Cortamos el brownie en tiras alargadas, después hacemos cuadrados y estos los cortamos transversalmente para formar triángulos (o como más nos gusten).

    Tostamos en la bandeja del horno las almendras a 150ºC, hasta que estén ligeramente tostadas, dejamos enfriar.

    Fundimos el chocolate con leche y le incorporamos las almendras. Bañamos un lado de nuestro triángulo de brownie con el chocolate con almendras, los vamos colocando de pie sobre un papel de hornear, guardamos en la nevera.

     

    Ver Comentarios