• Sucesos

    El conductor que mató a un policía local en Carballo era reincidente

    El agente carballés José Luis Garea Vales fue atropellado en un control por un automovilista que dio 0,94 en la prueba de alcoholemia. Hace dos años ya había dado un positivo elevado: 1,6

    Toni Longueira Carballo / La Voz.

    Al conductor que atropelló y mató al agente de la Policía Local de Carballo ya le había sido retirado el carné de conducir con anterioridad, durante un año, por orden del juzgado carballés tras haber dado positivo en alcohol durante un control realizado en mayo del 2015. En aquella ocasión dio una tasa de 1,16 miligramos de alcohol por litro de aire espirado (el máximo que permite la ley es 0,25).

    El policía José Luis Garea Vales murió sobre las 5.15 horas de ayer como consecuencia de las graves heridas sufridas tras ser embestido por un turismo cuando participaba en un operativo conjunto con la Guardia Civil para el control de alcoholemia y revisión de documentación en As Labradas, en las inmediaciones del cementerio carballés. Este dispositivo se había montado con motivo de la celebración de un concierto que El Combo Dominicano había ofrecido en la parroquia carballesa de Berdillo. Según explicó el jefe de la Policía Local de Carballo, Roberto Mosquera, el agente se encontraba junto con otros tres compañeros de patrulla, Diego Ferreiro, Elena Loureiro y Adrián Puga, además de otros cuatro guardias civiles del puesto de Carballo.

    Así fue el atropello

    Garea estaba en el carril derecho (en sentido Carballo) revisando la documentación de otro conductor al que había parado. Fue entonces cuando fue arrollado por una Peugeot Bipper conducida por Hansjörg Rohrbach, de 57 años. El golpe fue de tal magnitud que el policía murió casi en el acto. Fue trasladado de urgencia al centro médico de Carballo, pero los médicos solo pudieron certificar su muerte. Otro policía, Adrián Puga, que estaba cerca de Garea, logró esquivar al presunto infractor en el último momento, pero no pudo evitar la tragedia pese a sus gritos desesperados de advertencia.

    Detenido tras dar positivo

    El conductor del turismo fue sometido a la prueba de alcoholemia y dio un positivo muy elevado en las dos pruebas realizadas, 0,91 y 0,94 miligramos por litro de aire espirado. Fue detenido y trasladado en un primer momento al cuartel de la Guardia Civil de Carballo.

    Acompañado por una abogada de oficio, el conductor habría dicho en su declaración ante la Guardia Civil que el agente se abalanzó sobre su turismo y que no vio el control por no estar bien señalizado. Hansjörg Rohrbach, nacido en 1960 en Suiza, pero residente en A Pedra do Sal (Carballo), fue trasladado a las dependencias de la comandancia de A Coruña y hoy pasará a disposición judicial. La cita con el juez de guardia está prevista para las diez de la mañana. Al conductor se le instruyen diligencias por un supuesto delito de homicidio por imprudencia grave. La comandancia, por su parte, envió a Carballo un oficial para dar apoyo psicológico a la familia y a los agentes testigos del atropello. El vehículo que llevaba el presunto infractor no era de su propiedad y fue requisado por los agentes para realizar el pertinente informe de atestados.

    El trágico atropello se produjo en la carretera AC-413, que enlaza Carballo con A Silva (Cerceda), en el punto kilométrico 28,050. Se trata de un tramo recto con visibilidad. Los investigadores aseguran que el punto de verificación conjunto montado por la Policía Local y la Guardia Civil estaba correctamente instalado. Los agentes llevaban chalecos reflectantes, el dispositivo estaba perfectamente señalizado y los vehículos patrulla tenían las luces encendidas, incluidas las de los puentes de los vehículos rotulados. Las primeras hipótesis apuntan a que el conductor arrastró al policía unos diez o quince metros antes de detener el vehículo. No hay restos de frenada en el firme y los agentes testigos de la tragedia aseguraron en un primer momento que el presunto infractor no detuvo la marcha ni frenó. Solo lo hizo cuando arrastró el cuerpo del policía varios metros. Uno de sus compañeros relató lo ocurrido esa madrugada: «O condutor non o viu, nin a el nin o control, seguiu cara a diante, sen frear, e só parou despois de arrastralo uns quince metros».

    Siempre advertía de los riesgos

    José Luis Garea Vales nació en Melide el 1 de mayo de 1967 y empezó su carrera profesional en la Policía Local de Cerceda. Se incorporó en 1992 y llegó a ostentar el cargo de jefe de la Policía Local en 1994. Desde enero del 2011 ejercía en el puesto de Carballo, primero mediante una comisión de servicio, luego ya con plaza fija. Estaba casado y residía en Cerceda, de donde es originaria su esposa, Pilar. Tenía tres hijos; la mayor reside en Londres. El entierro del agente se celebrará hoy, a partir de las seis de la tarde, en el cementerio parroquial de Cerceda. La muerte de este policía local provocó una auténtica conmoción en Carballo y en Cerceda, donde era muy conocido y admirado por los vecinos por su carácter extrovertido y amable. Dicen que era un gran profesional y que siempre que se llevaba a cabo un control de alcoholemia advertía a los compañeros de que extremasen las medidas de protección y que no se expusieran mucho.

    Nacido en Suiza, ya perdió un año el carné por ir ebrio

    Hansjörg Rohrbach nació en 1960 en Berna (Suiza). Llegó a Bergantiños hace unos 13 años porque su mujer es natural de Coristanco. El conductor que atropelló al agente de la Policía Local reside en A Pedra do Sal (Carballo). Ejerce la profesión de masajista en la capital carballesa, donde regenta un local de quiromasaje. También colabora como masajista con el club de fútbol San Lorenzo de Berdillo desde hace años, según confirmaron ayer fuentes de la entidad. 

    Hansjörg Rohrbach regresaba de disfrutar de las fiestas de la parroquia de Berdillo, que contó con la presencia de El Combo Dominicano. Volvía a Carballo y lo hacía en un vehículo que no era de su propiedad. Según atestados y testigos del accidente, al llegar a As Labradas no se percató de la existencia del control preventivo y arrolló a José Luis Garea Vales y casi hizo lo mismo con Adrián Puga, otro policía que logró esquivar el vehículo en el último instante. Fue detenido. En su declaración ante la Guardia Civil y en presencia de su abogada de oficio, dijo que fue el agente fue el que se había puesto en su dirección, además de apuntar que el control no estaba bien señalizado y que no pudo evitar la tragedia.

    Se da la circunstancia que a Hansjörg Rohrbach ya le retiraron el carné de conducir en mayo del 2015 por dar positivo (1,16). En una entrevista a La Voz de Galicia, publicada el 13 de marzo del 2014, dijo que disfrutaba de la vida en Carballo: «Me gusta. Es diferente a la que hay en Suiza. Es más sencilla, tranquila y relajada que allí. Hay menos estrés en el día a día».

    Ver Comentarios