«Poden estar tranquilos que non vou facer dano a ninguén»

Pichi considera que la sociedad debe darle una oportunidad

30/11/2016 05:00

Es un hombre completamente libre desde no hace mucho tiempo. Cumplió su condena y eso le permitió regresar de nuevo a casa de sus padres y hermanos. Y los primeros compases de su nueva vida no son fáciles. Se encontró con su padre hospitalizado y, además, ha de afrontar la búsqueda de un trabajo, tarea que puede resultarle complicada, pero confía en salir adelante.

Lo conocen en la zona como Pichi, que es un apodo que le viene de joven. Su presencia de nuevo en Lugo se conoció pronto en el barrio en el que comenzaron a circular comentarios y, sobre todo, nacieron temores y desconfianzas que este hombre considera totalmente injustificadas y e infundadas porque él se considera rehabilitado y entiende que la sociedad ha de darle una oportunidad. Precisamente una de las primeras cosas que hizo fue acudir a una oficina del paro para realizar unos trámites.

«Estou arrepentido de todo e xa paguei polo que fixen», dijo ayer desde su casa. Cuando le informaron que la presencia de periodistas en la zona obedecía a que algunas personas habían mostrado su temor a lo que pudiera hacer se apresuró a advertir con contundencia: «Poden estar tranquilos que non vou facer dano a ninguén. Bastante cumprín polo que fixen».

Hay quien cree que en toda la zona no hay demasiada luz y para reforzar su opinión aseguraban que un día de niebla cerrada, como el de ayer, de poco servían las farolas, porque la visibilidad era ya reducida poco después de las seis de la tarde.

En el transcurso de la conversación con José A. C. este expresó que se encontraba sin dormir después de pasar muchas horas con su padre en el hospital. Recordó que llegó a casa el pasado viernes y que ahora, además de descansar, trata de recomponerse y, sobre todo, una nueva vida, una nueva etapa porque recalca, ya cumplió 10 años de cárcel.

Votación
1 votos
Etiquetas