El avión del Chapecoense salió de un aeropuerto situado 1.800 kilómetros más lejos de lo debido

Se solicitó un cambio en el plan de vuelo porque la autonomía de la aeronave era muy ajustada para el trayecto previsto. Los cuerpos de las víctimas de la tragedia aérea llegarán hoy a sus países


02/12/2016 14:32

El secretario de Seguridad Aérea de Colombia, Freddy Bonilla, ha señalado que el avión del Chapecoense que este lunes se estrelló, dejando un saldo de 71 muertos, debió salir desde el aeropuerto Capitán Aníbal Arab, ubicado en la localidad de Cobija, en el norte de Bolivia, y no del de Viru Viru, que se encuentra a unos 1.800 kilómetros al sur.

«Cuando la empresa, su representante en Colombia, presentó la solicitud de autorización de que la nave viniera lo hizo viniendo de una ciudad que se llama Cobija», ha explicado Bonilla en una entrevista a la emisora Belgrano, recogida por el diario boliviano 'El Deber'.

Esta ciudad se ubica «mucho más al norte, en el límite con Perú y Brasil», ha explicado, antes de añadir que las autoridades aeronáuticas de Colombia se percataron de que el avión de la compañía LaMia había salido de Santa Cruz cuando ya estaba en vuelo. Así, ha señalado que el vuelo, tal y como tuvo lugar, no estaba autorizado. Por su parte, el ministro de Obras Públicas, Milton Claros, ha señalado que existe un documento que revela la existencia de «observaciones» antes del despegue, tanto por la autonomía del vuelo como por la distancia que el avión debía cubrir.

Cambio en el plan de vuelo

En este contexto, una funcionaria de la Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares a la Navegación Aérea de Bolivia (AASANA) pidió a un responsable de la compañía que cambiara el plan de vuelo porque la autonomía de la aeronave era muy ajustada para el trayecto previsto, según ha informado el diario 'El Colombiano'.

La petición de la autoridad de navegación aérea boliviana consta en el informe de recepción del plan de vuelo, un documento al que ha tenido acceso el diario colombiano y que se elaboró antes del despegue de la aeronave desde el aeropuerto internacional de Santa Cruz.

En el informe, la empleada de AASANA Celia Castedo Monasterio puso de manifiesto cinco observaciones sobre el plan de vuelo presentado por el representante de Lamia, identificado como Alex Quispe. La más grave era que el tiempo en ruta al aeropuerto de Rionegro, en Medellín, era igual a la autonomía de vuelo de la aeronave: 4 horas y 22 minutos.

Castedo se lo comunicó verbalmente al representante de Lamia y le pidió que cambiara el plan de vuelo pero Quispe se negó a hacerlo. «Eso no más es, así me han dicho, y también el capi», aseguró.

Castedo le subrayó que el plan no podía estar bien porque era demasiado ajustado y él rechazo hacer modificaciones. «Así no más, señora Celia, esos datos me han dado para el FLP», aseguró, en referencia al plan de vuelo.

La trabajadora de la autoridad de navegación aérea le advirtió entonces de que el plan era «cabalito», una expresión boliviana para señalar que la medida ajustada. «Usted se ha equivocado y no lo quiere cambiar», le espetó. Quispe entonces le aseguró que estaba todo bien. «Esa autonomía me han pasado, nos alcanza bien», dijo.

En ese momento, siempre según el informe de recepción de plan de vuelo, Castedo le reiteró que el plan de vuelo no podía estar bien porque «es igual al tiempo en ruta». «Sí, así no más lo presento, lo hacemos en menos tiempo, no se preocupe. Es así no más. Tranquila, eso está bien, ahí no más déjemelo», le contestó.

La trabajadora de AASANA concluye el informe sobre la conversación señalando que decidió no insistir más «al ver la terquedad» del representante de Lamia.

Por último, la funcionaria le pidió a Quispe que si había algún cambio en el plan de vuelo, volviera a su oficina pero él solo volvió para recoger 30 minutos después la información del vuelo y le dijo que no había cambios.

«A esta respuesta mostré mi molestia, diciéndole referente a que muchas veces los despachadores no toman en serio nuestras observaciones», concluye Castedo en su escrito. Quispe falleció horas después en el avión cuando se estrelló en la zona de Cerro Gordo de la Unión, junto a las otras 70 víctimas mortales.

Traslado hoy de los restos mortales

Los cuerpos de las 71 víctimas están siendo repatriados y se prevé que lleguen a sus países de origen a lo largo de la mañana del viernes, según ha informado el viceministro de Gobierno de Bolivia, Pedro Villa. «Por lo que nos ha informado el cónsul, vamos a trabajar todo el día para mañana entre las 08.00 y las 09.00 horas de la mañana estaremos retornando a Bolivia», ha explicado el viceministro.

La repatriación de los cadáveres está siendo coordinada desde el Puesto de Mando Unificado (PMU) del aeropuerto Olaya Herrera, de Medellín, hacia el de José María Córdova, a donde tenía previsto llegar el avión. Aeronáutica Civil (Aerocivil) de Colombia ha señalado que el PMU está tratando los detalles de la repatriación con los embajadores de Brasil y de Bolivia.

El director general de Aerocivil, Alfredo Bocanegra, ha agradecido la colaboración del cuerpo diplomático de Bolivia en la gestión del accidente. Asimismo, ha asegurado que las pertenencias de los fallecidos han sido liberadas como pruebas en investigación, y viajarán a sus países de origen.

Por su parte, Villa ha señalado que espera que los familiares les ayuden «en algún trámite que se requiera en Cancillería o algún otro documento», en referencia a la repatriación de los cuerpos.

Asimismo, ha agradecido al pueblo colombiano sus muestras de solidaridad, y ha resaltado la contribución del presidente, Evo Morales, para apoyar las labores de repatriación.

 

 

Votación
3 votos
Etiquetas
Bolivia Colombia Brasil Infraestructuras Perú Aeropuertos Accidente aéreo Evo Morales
Comentarios