Imagen:

La UE intensifica la expulsión de los inmigrantes irregulares

Cinco países africanos readmitirán a sus nacionales por dinero


Bruselas / Corresponsal 19/10/2016 05:00

Controlar los flujos migratorios en los países de origen y tránsito, luchar contra las mafias que trafican con personas y acelerar las expulsiones de quienes no tienen derecho al asilo en la UE. Es la receta de Bruselas para poner coto a la llegada de inmigrantes irregulares a Europa a través del Mediterráneo Central. Con la ruta de los Balcanes cerrada desde Turquía, los esfuerzos se concentran ahora en mantener bajo control las salidas desde Libia.

Níger, Senegal, Mali, Etiopía y Nigeria, países de origen y tránsito que alimentan la diáspora, están dispuestos a colaborar con la UE en taponar el goteo humano hacia el Viejo Continente a cambio de dinero para financiar sobre el terreno programas de desarrollo económico que ayuden a retener población local. Las autoridades de estos países se han comprometido a readmitir a sus nacionales una vez sean deportados de forma voluntaria o forzosa desde la UE. Los acuerdos, firmados el pasado mes de junio, están empezando a dar «resultados satisfactorios», según la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini. La italiana aseguró que estos cuatro meses de colaboración han sido más fructíferos «que todos los últimos años de trabajo» y se muestra optimista de cara a las labores de identificación. 

La UE celebra que el ritmo de las expulsiones se acelere. Los retornos hacia Níger, centro neurálgico de las corrientes migratorias en el norte de África, aumentaron de los 1.721 del 2015 a los 3.020 en lo que va de 2016 y las autoridades del país africano lograron apresar a 47 sospechosos por tráfico de personas. 

A pesar del optimismo de Mogherini, el enorme despliegue diplomático sigue cosechado cifras muy pobres. Los flujos desde Nigeria no decrecen y el ratio de retornados irregulares se ha estancado en el 34%. Etiopía, cuyos nacionales se hacen pasar por eritreos cuando pisan la UE para evitar ser expulsados, solo readmite al 12.2%. Otros países africanos pidieron un trato similar al de Turquía. «No habrá acuerdos de ese tipo», aseguró Mogherini. 

Por el flanco oriental, Jordania y Líbano son los países que afrontan «retos más serios», según la UE. Están desbordados por los flujos de personas que llegan desplazadas por la guerra de Siria. Según Acnur, Líbano acoge a más de 1.3 millones de desplazados, el país con más refugiados per cápita del mundo. Jordania le va a la zaga con 1.4 millones.

Más de 20.000 niños cruzaron solos el Mediterráneo este año

Más de 20.000 niños refugiados sin acompañante han llegado a Italia por el Mediterráneo en los primeros nueve meses del año, declaró ayer la Agencia de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF). Durante todo 2015 fueron 12.300 los niños que llegaron en esa condición de un total de 16.478 menores refugiados e inmigrantes que desembarcaron en la costa italiana, lo que refleja hasta qué punto la situación de los niños en esta crisis migratoria se ha agravado desde entonces.

Las condiciones que soportan son «desesperantes», lo que se explica en parte por que el sistema de protección infantil italiano está desbordado, comentó la portavoz del organismo en Ginebra. «Cada semana llegan centenares de niños y todos tienen necesidades urgentes, desde el vulnerable recién nacido hasta el adolescente que no sabe con qué se va a encontrar en una tierra extraña», agregó. La mayoría de niños sufren de fuertes angustias tras haber vivido situaciones traumáticas.

Luz verde para tirar La Jungla

Un tribunal administrativo rechazó ayer el recurso presentado por once oenegés y autorizó el desmantelamiento del campamento de inmigrantes de Calais, conocido como La Jungla. Las organizaciones habían denunciado que la precipitación con la que las autoridades ordenaron la medida no garantizaba un trato humano a los afectados. El tribunal de Lille, sin embargo, avaló el inicio de la evacuación que podría comenzar el próximo lunes.

Votación
2 votos
Etiquetas
Inmigración África Bruselas Naciones Unidas Crisis migratoria Unión Europea
Comentarios