La Voz de Galicia

lavozdegalicia.es
Edición digital de La Voz de Galicia. El diario más leído de Galicia gracias a la participación de sus lectores, con la última actualidad, multimedia, opinión y debates sobre negocios, deportes, cine, viajes, libros, empleo, educación, inmobiliaria, automóviles y mucho más en sus 14 ediciones: A Coruña, A Mariña, Arousa, Barbanza, Carballo, Deza-Tabeirós, Ferrol, Lemos, Lugo, Ourense, Pontevedra, Santiago, Vigo y Madrid
  • 20 de enero del 2007
Logotipo de La Voz de Galicia

Opinión

TRIBUNALas lágrimas de los indios


  • Autor del comentario:
    PEDRO GONZÁLEZ-TREVIJANO
    Localidad:
  • ImprimirVolver

HASTA AHORA teníamos la sensación de que la barbarie terrorista se cebaba, si no de forma exclusiva, sí al menos mayoritariamente en los nacionales; esto es, en los españoles. Nada sorprendente, toda vez que los asesinatos y extorsiones de la banda criminal ETA procuran extender el horror a los que, en tanto que ciudadanos, somos destinatarios preferentes -como actores políticos de la Nación española y de su correlativo Estado- de su odiosa locura totalitaria. Subyugando nuestro ánimo y el de los titulares de las instituciones representativas -deben de maquinar semejantes malhechores- podrán doblegar el férreo fuste de la nación y del Estado.

Pero las cosas han cambiado, al hilo del reciente brutal atentado en el aeropuerto de Barajas. La inmigración -el cambio social más relevante de los últimos años- se ha visto tristemente afectada también por los salvajes asesinos. Algo que no debe llamarnos a sorpresa, si se piensa en sus actuales dimensiones, pues ésta supera ya el diez por ciento de la población.

Ahora bien, si siempre es estremecedor escuchar el lamento de pena infinita de quienes pierden a sus seres más queridos, al socaire de la bomba o el tiro en la nuca, se nos puso un asfixiante nudo en la garganta al ver las imágenes del velatorio del primero de los dos muertos en su humildísima localidad ecuatoriana. Era hasta difícil respirar al observar las condiciones paupérrimas que habían empujado al trabajador ecuatoriano a abandonar a los suyos y buscar fortuna en España. ¡España es ahora, como antes lo fueron las Américas para nuestros antepasados, el Dorado! Pero su paraíso se ha convertido, por obra de tan abyectos homicidas, en el peor de los infiernos. Un infierno que sus familiares y conciudadanos no alcanzan a comprender. Sólo les ha llegado el rebufo nauseabundo de la bestialidad en una España que se les antojaba acogedora madre y que ahora le devuelve incomprensiblemente a su hijo cadáver.

Por ello, los españoles de bien -que somos la inmensa mayoría- nos sentimos hoy como en su día fray Antonio de Montesinos, quien, en la plática de Navidad del lejano año de 1511, denunciaba el mal trato recibido por los indios por parte de algunos conquistadores en la isla de Santo Domingo. La acusación provocaba la convocatoria de una junta especial de teólogos y juristas en Burgos y la promulgación de las Leyes de Burgos. Una defensa de la población indígena en la que destacaría sobremanera, después de él, el dominico Bartolomé de las Casas con la publicación de su Brevísima relación de la destrucción de las Indias. La obra, traducida al inglés y dedicada al mismísimo Cromwell, en el año de 1656, llegaría a las librerías británicas con el título que iniciaba estas páginas: Las lágrimas de los indios. Dicho sea, desde luego, con el mayor respeto y el cariño más fraternal y solidario.

Hay pues que atender el sufrimiento, reconfortar y apoyar generosamente a sus allegados. Sólo me temo que hay algo que no podemos hacer. Me refiero a saber contestar, con absoluta certeza, a la pregunta que hacía uno de los familiares de las dos víctimas: «¿Por qué nos han hecho tanto daño?» La única respuesta es que ¡la maldad existe! Frente a ella estamos impelidos, todos juntos, a hacer recaer todo el peso de la ley, que es tanto como decir, detener, condenar y enviar a prisión, a cumplir íntegramente sus penas más severas, a los responsables de tan execrables acciones. Todo lo demás estará bien, y hasta será conveniente, pero no es lo ineludible.

LA VOZ DE GALICIA,S.A. se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general. M de A Coruña en el Tomo 2.438 del Archivo, Sección General, al folio 92, hoja C-2141.CIF: A 15000649

© Copyright LA VOZ DE GALICIA S.A. Polígono de Sabón, Arteixo, A CORUÑA (España) RM de A Coruña: tomo 2413, folio 84, hoja C-12502. CIF: B-15.482.177