La Voz de Galicia

lavozdegalicia.es
Edición digital de La Voz de Galicia. El diario más leído de Galicia gracias a la participación de sus lectores, con la última actualidad, multimedia, opinión y debates sobre negocios, deportes, cine, viajes, libros, empleo, educación, inmobiliaria, automóviles y mucho más en sus 14 ediciones: A Coruña, A Mariña, Arousa, Barbanza, Carballo, Deza-Tabeirós, Ferrol, Lemos, Lugo, Ourense, Pontevedra, Santiago, Vigo y Madrid
  • 16 de agosto del 2005
Logotipo de La Voz de Galicia

CRÓNICA | El dolor de las familiasGalicia llora a sus muertos


Especialistas del Ejército están dando apoyo psicológico a los familiares de los militares muertos en Afganistán, muchos de los cuales se acercaron ayer hasta la base de la brigada.



Una pareja abandona la sede de al Brilat tras interesarse por uno de sus familiares

				CAPOTILLO

Se enteró por la televisión. Sólo tuvo que escuchar las palabras soldados, Afganistán y accidente a primera hora de la mañana de ayer para atar cabos. A partir de ese instante, sólo tuvo una cosa en mente: ponerse en contacto con el marido de su mejor amiga, que forma parte del contingente que la Brilat destinó al país asiático.

Tuvo suerte. El militar viajaba en el segundo helicóptero y «me prometió que estaba sin heridas, sin ningún rasguño», relató ayer esta mujer, ex militar de profesión y miembro de una familia muy vinculada al Ejército de Tierra: «Mi hermana, mi cuñado... Tengo mucha familia militar. Yo ya no lo soy. Lo dejé».

Tras varias tentativas sin ningún éxito y que sólo sirvieron para acrecentar su temor, la antigua militar pudo localizar al que fuera su compañero de armas. Apenas pudieron intercambiar algunas breves frases para «tranquilizar a su esposa». El militar repetía, una y otra vez, «murió, murió, murió...» en clara referencia a los amigos que perdieron la vida al estrellarse el helicóptero. La conversación concluyó con un esperanzador «estoy bien, estoy bien... Díselo a mi mujer».

Pero toda cara tiene su cruz. La ex soldado de la Brilat, que prefirió optar por la intimidad «para no molestar a nadie», aseguró disponer de poco información sobre lo ocurrido en Herat (Afganistán). «Sólo sé que dos conocidos están muertos. Por suerte, el marido de mi mejor amigo está vivo».

Las dos personas a las que se refiere son el cabo segundo Daniel Abreu y el sargento primero José González, el primero «casado y sin hijos» y el segundo «deja viuda y una hija». Al recordarlo las lágrimas empezaron a brillar en los ojos de la joven pero, finalmente, se negaron a salir ante las miradas indiscretas de los periodistas.

A lo largo de la jornada de ayer, multitud de familiares y conocidos de las víctimas se acercaron hasta la base pontevedresa de la Brilat. Todos fueron atendidos por el general Vicente Díaz de Villegas. Algunos llegaron quejándose por las escasa información que estaban recibiendo, sobre todo la relativa a la identidad de los cinco soldados heridos en el aterrizaje de emergencia del segundo helicóptero. Otros buscaban aliviar la angustia comprobando que su hijo o su mujer no se encontraban en ninguna lista. Y los más, rotos por el dolor, requerían información sobre sus seres queridos fallecidos y al mismo tiempo, tal vez, encontrar una respuesta que les permitiera encontrar un consuelo que tardará mucho tiempo en llegar.

Apoyo psicológico

«Sólo llevaba cuatro días allí» fueron las únicas palabras que, entre llantos, se le pudo escuchar a otra mujer que se acercó ayer hasta el acuartelamiento pontevedrés.

Estaba destrozada anímicamente, como la mayoría del resto de componentes del denominado batallón electoral en Afganistán. Contrarrestar en la mayor medida posible los efectos psicológicos que el accidente pueden provocar es lo que motivó que, ayer mismo, el Ministerio de Defensa decidiese que todas las familias comenzasen a recibir cuanto antes apoyo psicológico de manera individualizada, labor de la que se están ocupando un grupo de especialistas del Ejército español.

No fue la única decisión que Defensa tomó para velar por los familiares de las víctimas. Se dieron órdenes estrictas para controlar, en la medida de lo posible, la difusión de datos que facilitasen que tales personas fueran localizadas.

¿Y los mandos? Los responsables de la Brilat están doblemente costernados. Por un lado, la alta cifra de fallecidos y, por otro, la juventud de todos ellos, con una media de edad de entre 22 y 27 años.

La información de estas páginas ha sido elaborada por Alfredo López Penide, Chechu López, María Conde, Cristina Barral, Marcos Gago, Mercedes Escauriaza, Javier Presas, Xosé Carreira, Luis Carlos Llera, Pablo Carballo, Ruth Novoa y Xosé María Palacios.

LA VOZ DE GALICIA,S.A. se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general. M de A Coruña en el Tomo 2.438 del Archivo, Sección General, al folio 92, hoja C-2141.CIF: A 15000649

© Copyright LA VOZ DE GALICIA S.A. Polígono de Sabón, Arteixo, A CORUÑA (España) RM de A Coruña: tomo 2413, folio 84, hoja C-12502. CIF: B-15.482.177