La Voz de Galicia

lavozdegalicia.es
Edición digital de La Voz de Galicia. El diario más leído de Galicia gracias a la participación de sus lectores, con la última actualidad, multimedia, opinión y debates sobre negocios, deportes, cine, viajes, libros, empleo, educación, inmobiliaria, automóviles y mucho más en sus 14 ediciones: A Coruña, A Mariña, Arousa, Barbanza, Carballo, Deza-Tabeirós, Ferrol, Lemos, Lugo, Ourense, Pontevedra, Santiago, Vigo y Madrid
  • 11 de septiembre del 2004
Logotipo de La Voz de Galicia

Galicia

REPORTAJELa policía de Vigo mantiene sin resolver doce casos de asesinato


«El crimen perfecto no existe, sólo existe la investigación imperfecta». Así lo cree un experto en seguridad que conoce los entresijos policiales de la ciudad de Vigo.

Los casos sin resolver se acumulan en la mesa de la comisaría viguesa y de la comandancia de la Guardia Civil de Pontevedra. La muerte de Déborah o las bombas-trampa de Redondela son espinas que continúan clavadas en la brigada de Homicidios de Vigo.

Desde que desapareció el empresario Guillermo Collarte en 1999, los autores de doce asesinatos siguen en la calle. Y la falta de pruebas ha sacado de la cárcel a numerosos sospechosos, como Francisco Rial, el único imputado en la caso de las bombas-trampa de Redondela y Cabral. Otros han sido absueltos, como los tres acusados del crimen de Rande.

«El autor de un crimen va a adoptar las mejores medidas de seguridad para que no lo descubran», dice un representante sindical. El mejor ejemplo es la desaparición de Déborah, supuestamente fallecida de muerte natural. Su acompañante, aún sin identificar, fue sumamente cuidadoso ya que la policía no le puede imputar ningún delito. Actuó como si hubiese sido asesorado por un abogado. Un juez que siguió el caso admitía que ni siquiera se le puede imputar la denegación de auxilio.

«Se trata de casos muy complejos que pueden estar parados durante años hasta que salta una chispa de luz. Un ejemplo es el caso de Rocío Wanninkhof», afirma un representante sindical. La mayoría de los casos resueltos en Vigo han tenido como móvil la violencia doméstica. El asesino era alguien muy próximo a la víctima.

Medios de investigación

Algunas fuentes apuntan a la falta de recursos técnicos y humanos. «Cada vez que hay un caso complejo tienen que mandar a los equipos de especialistas de Madrid. En Vigo, la plantilla es muy justa», dice un experto. Un ejemplo de esto fueron las dos bombas-trampa. Los expertos de Madrid iniciaron la investigación y, pasado un tiempo, regresaron a sus destinos. La investigación sigue adelante, pero no aparecen pruebas para incriminar a ningún sospechoso, salvo la declaración de un testigo protegido y de su hermano. Este último está acusado de intentar asesinar al primero. El caso va camino de quedar archivado.

La brigada de Homicidios de la comisaría de Vigo se desmanteló hace dos años, redujo personal y algunos le atribuyen ahora falta de operatividad. Hay que recordar que el plan Policía 2000 restó personal investigador para patrullar por las calles. Pero, en el crimen de Candeán, la unidad se ha volcado y ha duplicado el número de detectives para buscar pistas del asesinato de una asistenta, perpetrado hace una semana. «Algunos agentes han trabajado 36 horas sin descansar ni comer. Sólo cabe felicitarlos por su entrega», afirmaba recientemente el comisario Manuel Mariño. Lo mismo opinan fuentes sindicales: «Son auténticos profesionales y no se les puede pedir más».

Portugal

Quizás la explicación resida en el arma usada y el modus operandi. Varios asesinatos por ajuste de cuentas parecen cometidos por sicarios que desaparecen sin dejar pistas. El rastro se pierde en la frontera portuguesa. Este tipo de crímenes tienen un nexo común: las pistolas son de pequeño calibre, un 22 o un 35 milímetros, probablemente trucadas en el mercado negro del país vecino. Algo que llama la atención es que los disparos son en la nuca y a corta distancia. Aquí se encuadra la muerte de un traficante turco de heroína y de un empresario en O Rosal, un matrimonio luso en su restaurante de Vigo implicado en asuntos de drogas, un joven conductor portugués al que le disparó otro en una autovía de Tui y un economista que murió de dos tiros en un garaje. Este último había ganado un juicio contra su ex esposa y un detective por realizar escuchas ilegales. «Nunca nos olvidamos de ningún caso. A veces hay que tener paciencia hasta que el sospechoso comete un error», afirma un mando de la policía judicial de la Guardia Civil.

«Los primeros que quieren que se resuelva un caso son los familiares de la víctima. Y los segundos, nosotros», afirma un representante sindical.

CASOS SIN RESOLVER

1) ASISTENTA DE CANDEÁN

Fecha:

2 de septiembre del 2004. Víctima: María del Carmen Casal Carrera (46 años). Sinopsis: La mujer apareció muerta, con una bolsa en la cabeza, en un bosque de Candeán. ¿Cómo está el caso?: La policía nacional busca a un hombre que merodeaba por la zona y que tomaba café en A Madroa. La mujer había comentado a su novio que un individuo la seguía últimamente.

En la foto, la policía científica recoge pruebas.

2) CRIMEN DEL GARAJE

Fecha:

2 de abril del 2004. Víctima: Manuel Salgado Fernández (56 años) Sinopsis: La víctima denunció y testificó en contra de su esposa, directora de un colegio de Mos, y a un detective por realizarle escuchas ilegales. La semana antes de que el detective Faustino O. entrase en prisión, Manuel Salgado fue asesinado de dos tiros en la cabeza tras aparcar su coche en un garaje de la calle Rosalía de Castro. ¿Cómo está el caso?: La policía nacional detuvo a María del Sol P. E., ex esposa de la víctima, y Jaime S. G., su actual compañero sentimental -ambos en la fotografía-. La juez los puso en libertad por falta de pruebas. El detective, que estuvo de vacaciones en Brasil, ingresó en la cárcel en su plazo.

3) CRIMEN DEL CONDUCTOR PORTUGUÉS

Fecha:

14 de febrero del 2004. Víctima: José Manuel Martínez (30 años). Sinopsis: Un conductor disparó en la cabeza a un campeón de remo luso que conducía un coche con sus amigos por la autopista de Tui a O Porriño, tras ir de copas durante la madrugada. ¿Cómo está el caso?: La Guardia Civil sospecha que el disparo pudo estar motivado por una discusión de tráfico o una pelea previa en una discoteca de Caminha. El homicida usó una pistola de pequeño calibre.

4) ASESINATO DEL EMPRESARIO DE O ROSAL

Fecha:

11 de enero del 2003. Víctima: Manuel Pérez Portela (68 años). Sinopsis: El constructor guardés Manuel Pérez Portela apareció muerto de un disparo en la cabeza en un vertedero de O Rosal. Se dirigía a negociar la venta de una finca. La bala era de pequeño calibre. ¿Cómo está el caso?: La Guardia Civil baraja varios sospechosos, pero no tiene pruebas.

En la foto, la empresa de la víctima.

5) CRIMEN DE LA PAREJA LUSA

Fecha:

7 de enero del 2003. Víctimas: Primavera Conceiçao dos Santos (50 años) y Fernando Jorge Saraiba Rodrigues (42), en las fotos. Sinopsis: La pareja murió ejecutada con sendos disparos en la nuca en el bar El Viejo Molino que regentaban en Vigo desde hacía un año, en la calle Nicaragua. La mujer sufrió tres días de agonía. ¿Cómo está el caso?: La policía nacional cree que formaban parte, junto a un socio que huyó de los sicarios a Portugal, de una red turca de venta de heroína a mediana escala. El hombre usaba una identidad falsa tras fugarse de la cárcel cuando cumplía una condena por robo y homicidio en 1992.

6) CASO DE LAS BOMBAS-TRAMPA

Fecha:

5 de noviembre del 2002 Víctimas: Vicente Lemos Haya (51 años) y Rosa Gil Blanco (53) (muertos), y Luis Ferreira y su hijo Óscar (heridos) Sinopsis: Explosionó en Redondela una bomba-trampa oculta en una bolsa de basura colgada en la verja de la casa del director de calidad de Pescanova y de su esposa , quienes perecieron. En la foto, la vivienda donde ocurrieron los hechos. Otro artefacto similar hirió a un empleado de Barcklays y a su hijo de 12 años cuando salían de su casa en Cabral (Vigo). ¿Cómo está el caso?: La policía detuvo a Francisco Rial porque unos testigos protegidos dijeron que había comentado un año antes que les iba a poner una bomba a las víctimas. En el 2003, el fiscal pidió su libertad. Rial sigue pendiente de juicio aunque es posible que el caso sea archivado.

7) EL TRAFICANTE TURCO

Fecha:

12 de septiembre del 2002. Víctima: Serek Simsek (35 años). Sinopsis: El traficante turco Serek Simsek, un elegante hombre que residía en el centro de España, murió de dos tiros en la cabeza en un regato de Figueiró, en O Rosal, a sólo un kilómetro de donde apareció en enero el constructor. ¿Cómo está el caso?: La Guardia Civil no realizó avances. El modus operandi coincide con el del matrimonio luso.

8) CASO DÉBORAH

Fecha:

30 de abril del 2002. Víctima: Déborah Fernández Cerbera (22 años). Sinopsis: La joven -en la foto, durante un concurso televisivo- fue vista por última vez cuando hacía footing en Samil. Una semana después, su cadáver desnudo apareció en una cuneta de O Rosal. ¿Cómo está el caso?: La autopsia determinó que la joven había mantenido relaciones sexuales consentidas y que falleció de muerte natural. No se hallaron restos de drogas. La policía interrogó a todo el entorno familiar y de amistades sin éxito. Los jueces y la policía nacional no saben de qué acusar al acompañante de la joven, aún sin identificar.

9) EL TRONCO DE RANDE

Fecha:

17 abril del 2000. Víctima: Jesús Enrique Fernández Romero, alias «Quique» (22 años) Sinopsis: El tronco sin extremidades de la víctima apareció flotando en Rande. Los asesinos habían serrado su cuerpo en piezas y las habían tirado en bolsas al río Lagares. ¿Cómo está el caso?: El juzgado de Redondela ordenó el ingreso en prisión de tres sospechosos de matarlo en O Porriño: dos atracadores habituales de Vigo, César V. L., alias «Vaquilla», y su hermano Isaac, y Rosario Beatriz M. C., compañera sentimental de la víctima. El juzgado acusa a la mujer de contratar por 300.000 pesetas a los hermanos para asesinar a Fernández por problemas sentimentales o porque se apropió de dinero. Sin embargo, en un juicio celebrado en la Audiencia, el jurado absolvió a los sospechosos.

10) EL SECUESTRO DE COLLARTE

Fecha:

5 de octubre de 1999. Víctima: Guillermo Collarte López (72 años). Sinopsis: El empresario ourensano -en la foto- de-sapareció cerca de la estación de tren de Valença, junto al solar de un edificio donde proyectaban construir un edificio. Su socio fue a por unos planos a la oficina y al volver ya no estaba. La familia pensó que era un secuestro, pero nunca tuvieron noticias de los captores. ¿Cómo está el caso?: La Policia Judiciaria y la Guardia Civil no hallan pistas y creen que el empresario murió por un ajuste de cuentas.

LA VOZ DE GALICIA,S.A. se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general. M de A Coruña en el Tomo 2.438 del Archivo, Sección General, al folio 92, hoja C-2141.CIF: A 15000649

© Copyright LA VOZ DE GALICIA S.A. Polígono de Sabón, Arteixo, A CORUÑA (España) RM de A Coruña: tomo 2413, folio 84, hoja C-12502. CIF: B-15.482.177