La Voz de Galicia

lavozdegalicia.es
Edición digital de La Voz de Galicia. El diario más leído de Galicia gracias a la participación de sus lectores, con la última actualidad, multimedia, opinión y debates sobre negocios, deportes, cine, viajes, libros, empleo, educación, inmobiliaria, automóviles y mucho más en sus 14 ediciones: A Coruña, A Mariña, Arousa, Barbanza, Carballo, Deza-Tabeirós, Ferrol, Lemos, Lugo, Ourense, Pontevedra, Santiago, Vigo y Madrid
  • 17 de junio del 2003
Logotipo de La Voz de Galicia

CARBALLO

Imágenes de la emigración

GALICIA OSCURA, FINISTERRE VIVO
| O |





				MATALOBOS

NUESTRA TIERRA fue durante muchos años -y sigue aún siéndolo- tierra de éxodos, de destierros forzados por la necesidad, de emigraciones y de diásporas muy dolorosas. Y la lejana relación de mi familia con los viejos autobuses de la empresa Transportes Finisterre, en muchos casos el último eslabón en el recuerdo de los emigrados con su terruño más íntimo, hizo que quedase grabado en mi visión juvenil las primeras imágenes de la emigración y muchas presencias y evocaciones repartidas en aquel tiempo feliz de la inocencia.

En aquella época llamó nuestra atención la continua llegada a Corcubión con destino a Fisterra, y procedente de la Argentina, de voluminosos fardos envueltos en áspera tela blanca remitidos por los emigrantes que del pueblo asentado en el mítico y emblemático Promontorium Nerium, se habían radicado en tierras sudamericanas con el objetivo de encontrar lo que la de origen, les había negado: la legítima aspiración de vivir dignamente, mejorando su nivel de vida y el de sus descendientes. Los blancos envoltorios contenían ropas ya usadas, además de hierba mate entre otros diversos productos, sirviendo en ocasiones para calmar necesidades que por aquel entonces existían, tanto en Fisterra, como en el resto de los pueblos de Galicia.

Aquellas imágenes fueron nuestra primera aproximación a la evidencia del destierro, percibiendo la penuria económica del entorno geográfico-social, y revelándonos la realidad de los recursos económicos conseguidos en tierras lejanas con el inmenso dolor de la separación, y que ayudaban de alguna forma a disminuir angustias y miserias familiares en España.

Tiempos más tarde, el destino llevaría también a varios compañeros de juegos y de colegio a buscar horizontes lejanos para desarrollarse social y laboralmente, a los que también yo seguiría algunos años después navegando durante unos pocos meses por los mares caribeños y del Golfo de Alaska. Luego, llegarían nuestros estudios e investigaciones sobre las escuelas que la Sociedad ABC de Corcubión en Argentina, fundó en las comarcas de Fisterra y Soneira...

El asiento en tierras sudamericanas de los trasterrados y las nuevas raíces nacidas y regadas por su descendencia, hizo que la gran mayoría de aquellos que abandonaron las tierras del fisterra gallego nunca más retornasen a ellas. Los sufrimientos vividos, anímicos o de otro tipo, produce escalofríos imaginarlos, y al finalizar con los años el ciclo vital de cada uno, sus restos mortales envueltos en el invisible sudario de la saudade y la morriña, con el amargo dolor del desarraigo y la nostalgia de un mundo perdido y añorado, nunca llegaron a descansar en los cementerios de sus lugares de origen.

Ahora que la Argentina y demás países de su entorno se han convertido en una tierra sin presente y de futuro incierto, cabalgando de la mano del crecimiento de la pobreza, hijos y nietos de aquellos emigrados efectúan actualmente el camino de vuelta escapando de un país en constante proceso de derrumbe. Una triste realidad volver a construirse un mundo, defendiéndose ahora de un entorno que no conocen y malamente comprenden.

Y en esta triste realidad, seguro que en el camino dejado hace muchos años por sus padres y abuelos, encontrarán motivos para desanimarse. Pero a pesar de la enorme distancia del cambio cultural y social, y de la abrupta barrera entre el antes que nunca conocieron y el después que nunca imaginaron, sería bueno que no perdiesen la esperanza en los cielos y en las tierras de sus antepasados.

LA VOZ DE GALICIA,S.A. se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general. M de A Coruña en el Tomo 2.438 del Archivo, Sección General, al folio 92, hoja C-2141.CIF: A 15000649

© Copyright LA VOZ DE GALICIA S.A. Polígono de Sabón, Arteixo, A CORUÑA (España) RM de A Coruña: tomo 2413, folio 84, hoja C-12502. CIF: B-15.482.177