La Voz de Galicia

lavozdegalicia.es
Edición digital de La Voz de Galicia. El diario más leído de Galicia gracias a la participación de sus lectores, con la última actualidad, multimedia, opinión y debates sobre negocios, deportes, cine, viajes, libros, empleo, educación, inmobiliaria, automóviles y mucho más en sus 14 ediciones: A Coruña, A Mariña, Arousa, Barbanza, Carballo, Deza-Tabeirós, Ferrol, Lemos, Lugo, Ourense, Pontevedra, Santiago, Vigo y Madrid
  • 19 de octubre del 2001
Logotipo de La Voz de Galicia

Economía

Depresión y ansiedad por la pérdida del empleo


  • Autor del comentario:
    MARTA F. PEDRERA
    Localidad:
    VIGO
  • ImprimirVolver


La falta de trabajo genera, en ocasiones, algunas adicciones

				XURXO LOBATO

La oleada de despidos y la crisis económica no repercuten únicamente en el bolsillo. También pasan otra factura: la del psiquiatra o el psicólogo. El miedo a perder el trabajo y la sensación de inseguridad pueden provocar estrés, ansiedad, reacciones depresivas y crisis de angustia y de pánico.

«Es un temor a que se derrumbe nuestro mundo, a que la crisis tenga consecuencias en nuestro nivel de vida», explica la psicóloga María Antonia de Miguel García, que ha percibido en su consulta un incremento de las patologías asociadas a la angustia. «La frustración y la desilusión que trae consigo la pérdida del empleo acrecientan el riesgo de padecer estos trastornos, sobre todo en las personas que ya tienen una cierta predisposición», añade esta psicóloga.

El psiquiatra y psicoanalista Cipriano Jiménez Casas apunta también que quienes llevan muchos años desempeñando un trabajo y se quedan de pronto en el paro pueden desarrollar trastornos de acomodación. «Un trabajador que está acostumbrado a un ritmo de vida, a una rutina, y se enfrenta de la noche a la mañana al vacío de un día tras otro sin nada que hacer, puede responder con agresividad hacia su familia y provocar conflictos y situaciones de tensión», explica.

Adicciones

Las alteraciones de la conducta y las adicciones (alcoholismo, ludopatía...) para evadirse de esta situación son otros peligros a los que se enfrentan los trabajadores que se ven en el paro a una edad madura y que tienen grandes dificultades para encontrar un nuevo trabajo.

«También hay personas con trastornos psiquiátricos encubiertos y una crisis de este tipo puede desencadenar situaciones más graves y trastornos neuróticos», añade Cipriano Jiménez, que tampoco pierde de vista las repercusiones físicas de los problemas psicológicos. «Unas cosas potencian otras -asegura- y no cabe duda de que una persona activa es menos vulnerable a todo esto».

Por su parte, el psicólogo José Gustavo Arca Silva pone de manifiesto que «una crisis de esta envergadura genera un cierto temor colectivo que repercute no sólo en las clase sociales menos pudientes, por eso nos encontramos con esos recortes drásticos de plantilla que están llevando a cabo las multinacionales». Arca añade que el «factor psicológico» influye también en las fluctuaciones de la Bolsa, igual que en el recorte del gasto por parte de los consumidores. «Sin embargo, hay gente a la que le afecta más todo esto porque tiene una sensibilidad muy blanda o una predisposición depresiva -indica este psicólogo-, mientras que a otras personas no tanto, sobre todo, porque no toman conciencia».

Para el psicólogo Daniel Trabazo las consecuencias psicológicas de la oleada de despidos no se pueden desligar de otras directamente relacionadas con la crisis que han desatado los atentados terroristas del pasado 11 de septiembre. «El problema es esa percepción de riesgo e inseguridad permanente y la falta de libertad que trae consigo una situación extrema como ésta -señala-. Las multinacionales simplemente han aprovechado esta crisis como excusa para hacer una reestructuración. Aunque sean empresas con muchos beneficios».

Estrés postraumático

Este psicólogo apunta que el miedo generalizado que provocó el atentado de las Torres Gemelas explica psicosis colectivas como la del ántrax, «que no es tan peligroso porque se combate incluso con penilicina». «Lo que asusta en la intencionalidad de la carta», añade.

Daniel Trabazo explica que situaciones extremas como éstas que generan tensión, angustia, miedo e inseguridad pueden provocar estrés postraumático, es decir, un bloqueo de la persona que, si se prolonga más de tres meses, se convierte en crónico y requiere tratamiento farmacológico con terapia. Así, Trabazo recomienda los grupos de autoayuda para «liberar la angustia acumulada» porque «la solución no es meter la cabeza bajo tierra».

Este psicólogo recuerda que el estrés postraumático se empezó a diagnosticar como tal en las guerras del siglo XX: «No sabían cómo tratar a los afectados porque era gente que venía de situaciones límite y no reaccionaba».

LA VOZ DE GALICIA,S.A. se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general. M de A Coruña en el Tomo 2.438 del Archivo, Sección General, al folio 92, hoja C-2141.CIF: A 15000649

© Copyright LA VOZ DE GALICIA S.A. Polígono de Sabón, Arteixo, A CORUÑA (España) RM de A Coruña: tomo 2413, folio 84, hoja C-12502. CIF: B-15.482.177