Imagen:

El primer cargo de las mareas imputado por corrupción descarta dimitir

Jorge Duarte, edil en Santiago, alega no estar obligado por el código ético y solo acepta ceder parte de sus competencias

x. m. cambeiro
santiago / la voz 02/12/2016 13:28

Jorge Duarte Vázquez, concejal de Compostela Aberta (CA) en Santiago, se ha convertido en el primer cargo de las mareas investigado -término que ahora equivale al de imputado- por un delito de corrupción. En su caso, de prevaricación por trato de favor. Sin embargo, y pese a que su formación abogó siempre y basó su campaña electoral en la regeneración política y en la exigencia de dimisión para los imputados por este tipo de hechos, él anunció ayer que descarta abandonar su puesto en la corporación porque, según alega, no está obligado por el código ético que rige a CA debido a que no se le atribuye un enriquecimiento personal ilícito.

El edil tan solo está dispuesto a ceder parte de las competencias que ahora tiene asignadas en Urbanismo. En concreto, ofreció al alcalde, Martiño Noriega, que otro concejal del gobierno local se haga cargo tanto de Licencias como de Disciplina Urbanística, para evitar «interferencias», ya que es por su actuación en estas áreas por las que tendrá que declarar el 15 de febrero, a las 9 horas, ante la magistrada Ana López Suevos, titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Santiago, en el que ha recaído el caso de las multas a bares de copas que Duarte Vázquez admitió haber paralizado en el Concello por no estar de acuerdo, según afirmó, con el criterio de los técnicos municipales.

Las diligencias que ha incoado la jueza se originaron el 18 de noviembre, una vez que la Fiscalía culminó la investigación que había abierto al concejal de Compostela Aberta y decidió presentar una denuncia ante el juzgado al observar indicios de delito en la actuación de Jorge Duarte. Además del edil, han sido llamados a declarar como testigos cuatro funcionarios del Concello que ya comparecieron ante la fiscala Arantxa San José y cuyo testimonio es sobre el que se sustenta la investigación por prevaricación, ya que consideraron que el responsable de la Concejalía de Urbanismo dispensó un trato de favor a algunos de los bares.

«Sempre mostrei transparencia neste proceso», afirmó ayer Duarte Vázquez, y recordó que ha dado explicaciones sobre el caso de las multas a bares tanto en el pleno como ante los medios de comunicación y también en asambleas de su formación política. Precisamente, algunas de esas declaraciones del edil no le han favorecido, porque admitió que había paralizado voluntariamente algunos de los expedientes sancionadores porque consideraba que los técnicos municipales eran demasiado duros y él discrepaba de su criterio.

La decisión de no dimitir de Jorge Duarte deja en mal lugar al alcalde. No en vano, ayer fue muy significativo el absoluto silencio que mantuvo el regidor, Martiño Noriega, que visiblemente incómodo se negó a ofrecer declaraciones públicas.

La investigación es por trato de favor a bares a los que paralizó multas

El caso Duarte es como se conoce la investigación por el presunto trato de favor del edil de Urbanismo de Santiago a bares que habían sido multados por exceder aforos máximos o cometer otro tipo de irregularidades. Los expedientes tienen su origen en los controles que hizo la Policía Local a determinados locales, que después llegaron al departamento de Disciplina Urbanística, se tramitaron imponiendo multas a los propietarios y, sin embargo, quedaron paralizados a la espera de la firma del concejal. La actitud de Jorge Duarte, por inusual, desató tal malestar entre los funcionarios que llegaron a firmar oficios advirtiendo que habían enviado la documentación al concejal y que él no la había devuelto firmada. Sin la rúbrica del edil, la multa no entraba en vigor. Cuando la Fiscalía de Santiago decidió tomar cartas en el asunto y abrió una investigación, Jorge Duarte admitió que había paralizado los expedientes y alegó que lo hizo porque no estaba de acuerdo con el criterio de los técnicos, que juzgó excesivamente severo porque en alguna ocasión, como en el caso del bar Tarasca, incluía el cierre del local. No obstante, la investigación destapó que el edil no solo paralizó este expediente, sino que también retuvo más de tres meses otro por una multa de tan solo 2.000 euros.

Un arquitecto que dirigió su colegio profesional

Jorge Duarte Vázquez (Boimorto, 1966) es arquitecto de profesión y fue tanto presidente en Santiago del Colexio de Arquitectos de Galicia como también decano de esta entidad. Fue uno de los fundadores de Compostela Aberta, formación con la que concurrió a las elecciones municipales y por la que salió elegido concejal. Actualmente, es el segundo teniente de alcalde del gobierno local de Martiño Noriega, con el que sus relaciones han ido enfriándose en los últimos meses y mucho más a raíz de su investigación por trato de favor a bares. Su actuación en este asunto ha generado un enorme rechazo entre los funcionarios, que exigen su dimisión. foto s. alonso

Votación
23 votos
Etiquetas
Martiño Noriega Compostela Aberta Corrupción
Comentarios